900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

En Nuestra Firma de Abogados Penalistas Málaga contamos con un Departamento especialmente dedicado a la asistencia penal a menores de edad en Málaga, en ella, nuestros profesionales buscan la defensa de éstos ante los procedimientos abiertos en su contra prestamos asistencia al detenido, tanto ante Policía como Juzgado de Guardia y recibirá la máxima atención en esos difíciles momentos.

Una buena defensa al igual que en atención médica comienza desde el primer momento, la asistencia en comisaría al detenido o la primera declaración ante el juez de menores. Este momento procesal se convierte en un punto clave, puesto que lo que aquí se haga, puede marcar toda la estrategia de tu defensa.

Una de las primeras medidas que se toman en este tipo de procedimientos según nuestros Abogados Asistencia Menor Detenido en Málaga es que el menor y sus progenitores o responsables al incoarse el expediente serán citados a una entrevistas con el Equipo Técnico en Sede Judicial en dónde los profesionales del Equipo hablarán con los pares o tutores y con el menor, analizando el entorno en el que se está desarrollando el chaval tanto a nivel familiar, educativo, laboral y social.

En las mismas no puede estar presente el abogado. Son conversaciones de entre una y dos horas en las se preguntará pormenorizadamente sobre todas las actividades del chico, de la familia y del entorno en el que se está desarrollando, valorando si desde el ámbito familiar son adoptadas medidas suficientes para que la evolución sea satisfactoria.

Es conveniente por tanto que antes de someterse a esta entrevista mantener una reunión con un Abogado especialista en menores en Málaga que os oriente sobre el concreto contenido de la misma. Si carecéis de medios para contar con ese asesoramiento previo, os podréis dirigir al Servicio de Orientación Jurídica de Menores, que al menos someramente os relatará de desarrollo habitual de la misma. A los menores de edad en Málaga no se les imponen penas son medidas de seguridad y se adoptarán en función de la edad, las circunstancias personales, familiares y sociales del menor y su personalidad, buscando siempre las que sean más convenientes para su formación y educación.

Internamiento en régimen cerrado. Las personas sometidas a esta medida residirán en el centro y desarrollarán en el mismo las actividades formativas, educativas, laborales y de ocio. Según la experiencia de nuestros  según nuestros Abogados Asistencia Menor Detenido en Málaga en ocasiones se utilizan a menores para la comisión de delitos de banda organizada para lograr una menor pena, son típicamente utilizados en delito de tráfico de drogas en Málaga.

Las Medidas resocializadoras que se pueden tomar para con los menores son las de internamiento en régimen semiabierto. Las personas sometidas a esta medida residirán en el centro, pero podrán realizar fuera del mismo alguna o algunas de las actividades formativas, educativas, laborales y de ocio establecidas en el programa individualizado de ejecución de la medida. La realización de actividades fuera del centro quedará condicionada a la evolución de la persona y al cumplimiento de los objetivos previstos en las mismas, pudiendo el Juez de Menores suspenderlas por tiempo determinado, acordando que todas las actividades se lleven a cabo dentro del centro.

Internamiento en régimen abierto. Las personas sometidas a esta medida llevarán a cabo todas las actividades del proyecto educativo en los servicios normalizados del entorno, residiendo en el centro como domicilio habitual, con sujeción al programa y régimen interno del mismo.

Internamiento terapéutico en régimen cerrado, semiabierto o abierto. En los centros de esta naturaleza se realizará una atención educativa especializada o tratamiento específico dirigido a personas que padezcan anomalías o alteraciones psíquicas, un estado de dependencia de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas o sustancias psicotrópicas, o alteraciones en la percepción que determinen una alteración grave de la conciencia de la realidad. Esta medida podrá aplicarse sola o como complemento de otra medida prevista en este artículo. Cuando el interesado rechace un tratamiento de deshabituación, el Juez habrá de aplicarle otra medida adecuada a sus circunstancias.