900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Tratar de ser el mejor Abogado Penalista es estar dispuesto a asistir a un detenido 24 horas al día, 365 días al año y tener como máxima motivación el obtener la libertad de tu cliente. Cierto es que la profesión de Penalista es dura pero tanto como gratificante cuando obtienes los resultados por los que luchas. Son muchos los supuesto en los que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado cometen errores que puede provocar que el Detenido sea puesto en libertad sin cargos. Para ello hay que contar con verdaderos especialistas en Derecho Penal que estén implicados en dar el mejor servicio de asistencia a detenidos tanto en Comisarías como en Juzgados de Guardia. 

Nuestros Mejores Abogados para Asistir a Detenidos

Nuestra Firma de Abogados Penalistas para asistencia a detenidos disfrutan con su trabajo y eso se nota a la hora de desempeñarlo y más cuando estás dispuesto a desplazarte para asistir a un detenido allí dónde se te necesita. Contamos con la experiencia y buen hacer de nuestros Abogados para asistencia a detenidos en Málaga quienes se harán cargo de la defensa de sus intereses desde el mismo momento de la detención.  

Ponemos a sus disposición  asistencia de nuestros mejores penalistas de gran experiencia y reconocido éxito en su labor. Cientos de Asuntos ganados en todos los Juzgados de España nos avalan. Existen unas importantes modificaciones en el Código Penal que permiten tanto la Asistencia al Detenido con carácter previo a prestar declaración en Comisaría como el acceso a las actuaciones ó al Atestado Policial previo. Cuestiones éstas a tener en cuenta para ofrecer la mejor asistencia al detenido. 

Nuestros Abogados Asistencia al detenido 24 horas operan en Málaga, Torremolinos, Fuengirola, Marbella, Coín y Antequera. Estamos a su disposición en 1 hora.  le proporcionarán el asesoramiento y la asistencia letrada que necesite. Debe saber que entre otros derechos, Usted  tiene derecho a designar Abogado y a solicitar su presencia para que asista a las diligencias policiales. De hecho con la última modificación del Código Penal, Ud tiene Derecho a entrevistarse con su Abogado antes de decidir si presta o no declaración ante la Policía, cosa esta que antes no se podía hacer. De igual manera, Ud, si se encuentra detenido en el Juzgado de Guardia, tiene derecho a una entrevista privados con su Abogado Penalista en Málaga y a que este intervenga en la declaración e intervengan en toda actuación judicial.

Asistencia a Detenidos

Los Mejores Abogados para Detenidos en Málaga las 24 horas

Ponemos a sus disposición para la asistencia de detenidos a nuestros mejores penalistas de gran experiencia y reconocido éxito en su labor. Cientos de Asuntos ganados en todos los Juzgados de España nos avalan. 

Le ofrecemos nuestros Servicios en:

  • Asistencia en Juzgado de Guardia
  • Asistencia en Comisaría de Policía
  • Asistencia en Juicios Rápidos por Delitos
  • Asistencia a Menores
  • Declaraciones urgentes Judiciales y Policiales
  • Asistencia delitos relacionados con la circulación de vehículos. Alcoholemia.

Lo hemos comentado en muchas ocasiones,Ley de Enjuiciamiento Criminal, entre otros preceptos, indica que «la detención y la prisión provisional deberán practicarse en la forma que menos perjudique al detenido o preso en su persona, reputación y patrimonio. Quienes acuerden la medida y los encargados de practicarla así como de los traslados ulteriores velarán por los derechos constitucionales al honor, intimidad e imagen de aquellos con respeto al derecho fundamental a la libertad de información».

Derechos del Detenido a un Abogado Penalista en Málaga

La propia Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado impone a éstas el modo en que han de conducirse cuando realizan una detención, señalando al efecto que «darán cumplimiento y observarán con la debida diligencia los trámites, plazos y requisitos exigidos por el ordenamiento jurídico, cuando se proceda a la detención de una persona: La intervención de un Abogado Especialista en Derecho Penal desde el primer minuto es esencial para el devenir del procedimiento Judicial. Un mal asesoramiento o una declaración desacertada puede truncar el devenir del proceso. Hay que contar con Especialistas desde el primer momento para lograr el mejor de los resultados.

La Declaración del Detenido en la Comisaría de Málaga y sus Derechos

Si decides no declarar en la policía todo el proceso se ralentizará teniendo que sopesar si te interesa o no estar más tiempo detenido del necesario frente a un mejor inicio del proceso penal. Pero nunca supone un perjuicio para ti no declarar en comisaría, ni presupone que eres culpable, ni se puede utilizar legalmente para demostrar nada en tu contra, es tu derecho. Si no declaras puedes emplear el término“no tengo nada que declarar ”, mejor que un no sé o lo he olvidado ya que podrán recoger por escrito todo lo que digas y después puede ir en tu contra. Es muy importante que declares, en comisaria o en el Juzgado, calmado y sin contradecirte por lo que debes pensar durante la detención en los hechos ocurridos y en como los vas a explicar. Si declaras ten en cuenta que puedes: dictar tu declaración, solicitar descansar si el interrogatorio es muy largo o no te encuentras bien, que antes de contestar pidas que se aclare algún punto de la pregunta, leer la declaración detenidamente antes de firmarla y solicitar que se cambie si no se está conforme con como se ha recogido. Tienes derecho a una alimentación y estancia dignas puedes denunciar todas las deficiencias de alimentación, higiene, espacio, etc… El detenido, puede ser declarado incomunicado, siempre que el delito lo justifique ( terrorismo, tráfico de drogas a gran escala, sumarios, por delitos contra la libertad sexual o la vida) y mientras se halle en esta situación:

  • a) En todo caso, el Abogado será de oficio, no el particular que se quiera nombrar.
  • b) No tendrá derecho a la comunicación telefónica con la persona que designe.
  • c) Tampoco tendrá derecho a la entrevista con su Abogado después de cada diligencia.

Si necesita de nuestra ayuda no dude en contactar con nosotros en nuestro teléfono de 24 horas. Sabremos darle la mejor solución.

Dichos Fundamentos vienen a afirmar en esencia, tras exponer la doctrina de ese Tribunal acerca de la aplicación del artículo 132.2 del Código Penal respecto de cómo ha de entenderse la frase “cuando el procedimiento se dirija contra el culpable”, en el sentido interruptivo del plazo de prescripción del delito que el texto legal le atribuye, que nuestra decisión, ahora anulada, “…no satisface el canon de motivación reforzada en los términos exigidos por nuestra doctrina, vulnerando el derecho del recurrente a la tutela judicial efectiva.”

A este respecto, señalan nuestros Abogados para asistir a detenidos en Málaga que parte el Tribunal Constitucional de sus anteriores Sentencias 63/2005 y 29/2008 para recordar cómo ya proclamó la incorrección, a su juicio, de la doctrina de esta Sala sobre el mencionado artículo 132.2 (y del anterior 114 CP de 1973) pues esa interpretación “…conforme a la cual la simple presentación de una denuncia o querella, sin que medie ningún acto de interposición judicial, interrumpe el plazo de prescripción, no respeta las exigencias de tutela reforzada antes señaladas, al no tomar en consideración, ni las exigencias derivadas de la seguridad jurídica, ni el fundamento de la institución, ni la implicación del derecho a la libertad (art. 17.1 CE)…”, con lo que “…genera indefensión e inseguridad jurídica en los querellados…”, puesto que “…fijar como momento interruptivo del cómputo del plazo de prescripción el de la mera recepción por parte del órgano judicial de la notitia criminis supone atender a una circunstancia no rodeada de una publicidad y cognoscibilidad mínima y, por ello, inidónea como soporte de una interpretación constitucionalmente admisible para delimitar una institución que sirve precisamente a la seguridad jurídica”, máxime cuando “…dicha interpretación aparece absolutamente desvinculada del fundamento de la prescripción en la renuncia del Estado al ejercicio del ius puniendi, puesto que -en el actual estado de la legislación- dicho ejercicio sólo puede ser realizado por los órganos judiciales.”

De ahí que, señalan nuestros Abogados para asistir a detenidos en Málaga que según el Tribunal Constitucional, “…resulta imprescindible la existencia de algún acto de interposición judicial que garantice la seguridad jurídica y del que pueda deducirse la voluntad de no renunciar a la persecución y castigo del delito; y que sin la intermediación del Juez no podría hablarse de un procedimiento jurisdiccional abierto o iniciado, ni dirigido contra nadie.”

Pero como quiera que en el caso que nos ocupa sí que existieron “actos de interposición judicial” anteriores al cumplimiento del término prescriptivo, en concreto una Resolución del Instructor inadmitiendo a trámite la Querella y la posterior desestimando el correspondiente Recurso de Reforma, otra del Tribunal de Apelación anulando la primera por defectos formales, una más del Instructor, tras corregir aquellos vicios de forma, con nuevo pronunciamiento de inadmisión de la Querella, confirmado a continuación con la desestimación del correspondiente Recurso de Reforma, y todo ello antes de la definitiva admisión a trámite acordada en Apelación, vencido ya el plazo de prescripción, la Sentencia anulatoria echa en falta el que esta Sala, empleando como “ratio decidendi” tan sólo “…su propia doctrina en materia de prescripción (conforme a la cual la mera presentación de la querella interrumpe la prescripción), una doctrina contraria a las exigencias del derecho a la tutela judicial efectiva (art. 24.1 CE), conforme a la doctrina de este Tribunal Constitucional”, no haya entrado a valorar la trascendencia de los anteriormente citados “actos de interposición judicial” efectivamente producidos en el procedimiento de referencia, con lo que, como ya antes se adelantó “De todo ello no cabe sino concluir que la decisión adoptada por los órganos judiciales al rechazar la prescripción del delito no satisface el canon de motivación reforzada en los términos exigidos por nuestra doctrina, vulnerando el derecho del recurrente a la tutela judicial efectiva.