900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

El primer elemento que señalan nuestros Abogados Especialistas en Delitos contra la Seguridad del Tráfico es que este tipo de delitos está ceñido al ámbito de la circulación. Son un conjunto de artículos que defienden la seguridad vial y a las Personas. Los delitos contra la seguridad del tráfico se cometen cuando se realizan conductas que arriesgan la integridad de las Personas y la seguridad en el tráfico vial.

Los Delitos contra la seguridad del tráfico serán en palabras generales, el delito de exceso de velocidad, el delito de conducción bajo los efectos del alcohol,el delito de conducción bajo los efectos de drogas, el delito de conducción sin carnet o con el carnet retirado, el delito de colocar obstáculos en la vía pública. 

En segundo lugar vamos a señalar las conductas que por exceso de velocidad son penadas las conductas de conductores que superando en más de 60 kilómetros por hora en vía urbana o en 80 kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida legalmente.

Según nuestros Abogados Penalistas Málaga, uno de los procedimientos penales más habituales son los concernientes a la Alcoholemia. Será autor de un delito de alcoholemia quién conduzca bajo la influencia de bebidas alcohólicas superando la tasa de alcohol de 0,60 miligramos por litro de aire espirado o 1,2 gramos por litro de sangre. También es constitutivo de delito la conducción bajo los efectos de las drogas o estupefacientes. Para ello se practicaran las pruebas necesarias para acreditar lo anterior.

También será constitutivo de delito el conducir sin carnet, habiendo sido privado de él o habiendo perdido los puntos. En el caso de conducir habiendo sido privado del carnet, además de este tipo penal será acusado de delito de quebrantamiento de condena.

Por último, el Código Penal también castiga, como delito contra la seguridad del Tráfico en Málaga, al Autor de un hecho que origine un grave riesgo para la circulación. Por ejemplo aquella Persona que se dedica a colocar piedras en la vía buscando presenciar un accidente de trafico. Otro ejemplo, desgraciadamente habitual, son las personas que se colocan en un puente y arrojan piedras a los cristales de los coches.

Las penas por estos delitos variarán según cada uno de los supuestos de los anteriormente comentados. Obviamente, no son situaciones similares, en algunos puede incurrir dolo y otros pudiera mediar algún tipo de imprudencia.

Por ejemplo, en el caso de exceso de velocidad la pena puede ser de 3 a 6 meses de prisión o multa de 6 a 12 meses, trabajos en beneficio de la Comunidad y privación del derecho a conducir entre 1 y 4 años. Estas penas son las mismas para aquellas personas que conduzcan bajo la influencia del alcohol y superen las cantidades señaladas. En el caso de que con motivo de la realización de uno de estos tipos penales se realizara un daño, además de la condena penal, el Magistrado tendrá que condenar a una responsabilidad civil por los daños cometidos a una indemnización que restaure los mismos. Por ejemplo, Conductor bebido que se estrella contra otro irrogando daños en el vehículo de éste. El autor del delito de conducción bajo los efectos del alcohol será además condenado al pago de una indemnización civil para arreglar el vehículo del perjudicado además de la propia condena penal. Existe, por tanto, una dualidad de condenas, civil y penal.