900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Según nuestros Abogados Penalistas en Málaga la gran mayoría de los procedimientos penales que se hace por delitos contra la seguridad del tráfico se centran en delitos de conducción bajo los efectos de drogas. Este tipo delictivo, señalado en el Código Penal, está dentro del grupo de delitos contra la seguridad del Tráfico. Las pruebas para su detección que emplean los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado son los llamados “NarcoTest” o también conocidos como “drogotest”. Con estos sistemas, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, acreditan que conductor está conduciendo bajo los efectos de drogas, estupefacientes y obviamente tiene mermada sus facultades físicas y psíquicas. En muchas ocasiones las Personas piensan que el conducir drogado no da positivo en el control de alcoholemia. Esto es así, pero, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado tienen estos detectores para hacer las pruebas y determinar que se está conduciendo bajo los efectos de drogas. 

Un detalle importante que señalan nuestros Abogados para delitos de conducción bajo drogas en Málaga es que no se precia en concreto que la ingesta de drogas afecte a las condiciones y la habilidad del conductor, sino que la merca aparición está castigada por la Ley con un importante sanción administrativa de hasta la cantidad de mil euros. Cantidad muy considerable en las circunstancias económicas actuales.

Según afirman nuestros Abogados para delitos de conducción bajo drogas en Málaga el NarcoTest, tal y como coincide con el etilometro, tiene un margen de error de hasta el 12%, por lo cual, el resultado que arroje a  los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado debe ser ratificado por un análisis específico de control ad hoc posterior que es solicitado por el Juzgado de Guardia y que será el que confirmará o desmentirá el Positivo que dió origen a las actuaciones mediante el oportuno Atestado. No son pocos los supuestos en donde se han iniciado unas actuaciones penales en contra de un conductor por un falso positivo y a resultas de la prueba practicada y por medio de análisis clínico se ha descartado el positivo y por tanto las actuaciones judiciales se han visto definitivamente archivadas por el juzgado de guardia que dio apertura a las mismas. Habida cuenta de lo anterior, se hace fácil afirmar que estas pruebas en demasiadas ocasiones arrojar resultados muy imprecisos, es decir, es habitual que arrojen falsos positivos, incluso, muchas horas después del último consumo de drogas.

Es necesario contar con el asesoramiento de abogados y especialistas en delitos de conducir bajo los efectos de drogas pues la impugnación de los resultados que dan positivo puede ser la línea de defensa esencial para que el imputado termine con su expediente archivado en el juzgado de guardia que recibió el atestado de los Cuerpos y Fuerzas de seguridad estado con un falso positivo. De igual manera el atestado deberá contar con un parte de sintomatología que exprese de una manera detallada el estado del conductor, su comportamiento, su vestimenta y su actuación frente a la prueba. Es muy importante mostrarse colaborador.