900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Este Post trata de dos de los delitos más sensibles que se puede tratar en el panorama lega penal de nuestro País. El delito de inducción al suicidio y el delito de cooperación al suicidio.

Si Usted tiene abierto un proceso penal por delito de inducción al suicidio o de cooperación al suicidio, no dude en contactar con nuestros Abogados Penalistas quienes sabrán prestarle el mejor asesoramiento jurídico penal.

Nuestros Abogados Penalistas tienen experiencia contrastada en este tipo de expedientes penales. 

expertos en inducción y cooperación al suicidio

En grandes palabras, es delito de inducción al suicidio aquella conducta consistente en convencer a un tercero de que se quite la vida mientras que la cooperación al suicidio consiste en ayudar a que un tercero, que ya tenía tomada la decisión se quite la vida.

Ambos tipos penales, señalan nuestros Abogados de delito de inducción y cooperación al suicidio se consagran en el contenido del Artículo 143 del Código Penal.

  1. El que induzca al suicidio de otro será castigado con la pena de prisión de cuatro a ocho años.
  2. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años al que coopere con actos necesarios al suicidio de una persona.
  3. Será castigado con la pena de prisión de seis a diez años si la cooperación llegara hasta el punto de ejecutar la muerte.
  4. El que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas en los números 2 y 3 de este artículo. (Eutanasia)

El bien Bien jurídico protegido en este tipo delictivo es la vida de las personas, que comprende también la del suicida.

Sujeto activo y sujeto pasivo: puede serlo cualquier persona con las peculiaridades y problemas que en cada caso pueden plantearse respecto al sujeto pasivo

Acción: Por lo que se refiere a la acción, en todos los casos se persigue la muerte de la persona que tiene deseos de suicidarse, salvo en el primero donde el sujeto activo induce a otro (que previamente no había tomado esa resolución) a que se suicide.

Solo es posible la conducta dolosa en el delito de inducción y cooperación al suicidio. En la inducción al suicidio (art. 143.1º) no cabe el dolo eventual, pues se trata de un dolo directo para influir en un tercero a que se suicide. En la cooperación con “actos necesarios” (art. 143.2º) también la conducta es con dolo directo, y lo mismo cabe decir en el homicidio-suicidio donde el sujeto activo es quien llega a ejecutar la muerte (art. 143.3º). No son posibles las formas imprudentes, porque no se contemplan para este supuesto en el código penal, pues dentro del Título que se ocupa del homicidio y sus formas solo cabe el homicidio por imprudencia grave.

En la cooperación no es posible ninguna causa de justificación: el consentimiento solo da lugar a la atenuación de la pena, así lo señalan nuestros Abogados delito de inducción y cooperación al suicidio.

Para todos los supuestos es necesario que se produzca la muerte, pues de lo contrario la conducta sería impune: la muerte del suicida es una condición objetiva de penalidad”. Sin embargo, si durante la ejecución de los hechos el sujeto que auxilia causa lesiones responderá por éstas (no por tentativa de cooperación al suicidio ni por tentativa de homicidio-suicidio), si bien al existir consentimiento la pena debe ser atenuada de acuerdo con lo que dispone el artículo 155. Son impunes las autolesiones que pudiera producirse el suicida.

Concurso: Frente al homicidio y el asesinato los supuestos del art. 143 son de aplicación preferente, según el principio de subsidiariedad tácita.

Sabremos ayudarle si Usted deposita su Confianza en nuestros Abogados. Llámenos.