900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Según nos dicen nuestros Abogados descarga de pornografía infantil Sevilla existe una alta probabilidad de imputación por delito de pornografía infantil en descargas involuntarias. No en balde, en muchas ocasiones nos encontramos con imputaciones por delito de pornografía infantil en Sevilla de forma INFUNDADA y esto es que detrás de un consumo de material pornográfico de mayores de edad se esconde por parte de sus autores pornografía infantil en emule. En consecuencia el autor no buscaba obtener pornografía infantil y la descarga o tiene posesión de pornografía infantil por error.

Para que no existan dudas en la mente del delincuente ni por parte de la policía, de un juez o del jurado, la pornografía infantil debe estar correctamente definida en la legislación nacional. La definición debe incluir, por lo menos, la representación visual o la ilustración de un niño involucrado, de forma real o simulada, en una exhibición, actividad o acto sexual. Es posible que también se deban explicar algunas palabras o frases dentro de la definición de “pornografía infantil”. Por ejemplo, frases tales como “conducta sexual simulada”, “conducta sexual explícita”, “la exhibición lasciva y lujuriosa de los genitales” y “exhibición, actividad o acto sexual”.

Además, con la llegada de Internet y de las nuevas tecnologías, se hace imperativo mencionar todas las formas que puede tomar la pornografía infantil (que incluyen, entre otras: película, DVD, CD‐ROM, disquete, CD‐R y otros medios electrónicos); todas las formas en que se puede distribuir la pornografía infantil (incluido el Internet) y todas las maneras en que puede ser poseída la pornografía infantil en Sevilla.

No es suficiente contar con una simple legislación laboral que prohíba las peores formas de trabajo infantil, incluida la pornografía infantil, sin detallar delitos específicos, sanciones penales y castigos penales. Lo mismo se aplica a la legislación nacional que defina la “explotación sexual” incluyendo la pornografía infantil (generalmente, en el código de protección del niño), pero que, nuevamente, no enumere los delitos penales ni especifique las sanciones penales. Si bien tales especificaciones constituyen los primeros pasos positivos para que el problema de la pornografía infantil sea reconocido como un mal que afecta al bienestar de los niños, la pornografía infantil constituye un delito y debe ser reconocida como tal. La pornografía infantil representa nada menos que la rememoración de la humillación/la violación/el abuso/la agresión sexual de un niño. Además, a los fines de este informe, en el caso de los países que tienen una prohibición general de la pornografía, sin importar si las personas representadas son adultos o niños, no se considera que tengan una “legislación específica relacionada con la pornografía infantil”, a menos que en la legislación nacional haya también una intensificación de la sentencia que aumente las sanciones penales para los que cometan delitos de pornografía en contra de niños. La intensificación de la sentencia en caso de víctimas infantiles.