900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

En ocasiones nos encontramos con delito de estafa procesal que pasan inadvertidas desde el punto de vista procesal penal pero a buen seguro son conocidas por los Magistrados. Consiste en una enfermedad repentina para logar la suspensión de una vista de Juicio. Pero no debemos olvidad que además de en el delito de estafa procesal podemos estar incurriendo en delito de falsedad documental.

Concurre este tipo agravado, según nuestros Abogados delito Estafa Procesal, cuando se induce a error a un Juez, para que éste dicte una resolución injusta que constituya un acto de disposición patrimonial en perjuicio de alguien, sea la otra parte
o un tercero (por ejemplo fingir incapacidad para cobrar una indemnización; ocultar recibos de rentas de alquileres ya pagados para promover juicios de desahucio). El fundamento de la agravación se halla en que en estos casos la estafa constituye también un atentado contra la Administración de Justicia. Las estafas, según los Abogados delito de estafa, engloban varias conductas que tienen como elemento común el engaño a la víctima. Mientras que en los casos de hurto, de usurpación e incluso apropiación indebida, es el delincuente el que se apodera del bien de la víctima de una manera u otra gracias a una acción directa, en las estafas, el delincuente consigue que sea la víctima la que, de forma voluntaria, le haga entrega del bien.

abogados delito estafa procesal

Comete delito de estafa el que, con ánimo de lucro, utiliza un engaño bastante que produce un error en otra persona, induciéndola a realizar un acto que le produce, a él mismo o a un tercero, un perjuicio patrimonial. Por tanto, para que pueda apreciarse el delito de estafa, debe existir un engaño bastante, un error y un acto que produzca un perjuicio patrimonial.

Estafas específicas: Por último, el art. artículo 251 del Código Penal establece una pluralidad de modalidades específicas de estafa. 1a. Disposición de un bien sin facultad para ello. La conducta del artículo 251.1 del Código Penal consiste en enajenar, gravar (imponer cargas que limitan las facultades de disposición del propietario: hipoteca, prenda…) o arrendar una cosa mueble o inmueble sin tener facultad de disposición sobre ella, bien porque nunca se ha tenido o porque ya se ha ejercido (v.gr., casos de doble venta).

Disposición de un bien ocultando cargas o gravámenes.
3a. Otorgamiento de contrato simulado en perjuicio de otro (distinto de los contratantes).

La simulación consiste básicamente en una declaración aparente emitida por las partes del contrato para engañar a terceros. Aunque el artículo 251 del Código Penal se refiere simplemente al otorgamiento de contrato, el delito se consuma cuando se produce el perjuicio de tercero.