900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Efectivamente, según nuestros Abogados delito Prostitución la conducta típica del artículo 318 bis se consuma con la ejecución de las actividades de promoción, favorecimiento o facilitación de la inmigración clandestina o del tráfico ilegal, con la agravante del apartado segundo cuando la finalidad de esas actividades fuera la explotación sexual. Es cierto que normalmente tal finalidad vendrá demostrada por la ejecución posterior de actos concretos de explotación sexual de seres humanos, pero para la consumación es bastante la ejecución de aquellas conductas con la referida finalidad, sin necesidad de ningún acto posterior, de forma que no es preciso que tal explotación  y agresión sexual llegue a tener lugar, y ni siquiera que las víctimas hayan sido compelidas (o determinadas) de alguna forma a prestarse a ella.

Sin embargo, según nuestros Abogados delito inmigración ilegal la conducta típica contenida en el artículo 188.1o requiere algo más, consistente en la ejecución de actos que determinen a una persona mayor de edad a ejercer la prostitución o a mantenerse en ella, actos ejecutados empleando violencia, intimidación o engaño o abusando de situaciones de superioridad, necesidad o especial vulnerabilidad de la víctima. Se trata, pues, de una conducta necesariamente posterior e independiente de la relativa a la promoción de la inmigración clandestina o del tráfico ilegal de personas aun cuando se realice con la finalidad de explotación sexual.

Sin embargo,según Abogados delito inmigración ilegal la cuestión es diferente en lo que se refiere al ánimo de lucro. La prostitución ha sido definida como la prestación de servicios de índole sexual con tendencia a la reiteración o a la habitualidad y mediante un precio generalmente consistente en una cantidad de dinero. Sin duda, el Código se refiere a la prostitución cuando considera como agravante la finalidad de explotación sexual. En cualquier caso, una finalidad de explotación es inherente al ánimo de lucro del explotador. Por lo tanto, la existencia del ánimo de lucro es inherente a la finalidad de explotación sexual, generalmente a través de actividades de prostitución, de manera que quien explota o pretende explotar la prostitución de otros no lo hace de forma desvinculada de las ganancias económicas que el ejercicio de ese comercio supone.

Es por ello que, cuando la promoción, favorecimiento o facilitación de la inmigración clandestina o del tráfico ilegal sean realizadas con la finalidad de explotar sexualmente a las víctimas, la agravación por la existencia de ánimo de lucro en la primera conducta no debe ser aplicada.

La jurisprudencia más reciente estudiada por los Abogados delito inmigración ilegal de esta Sala reafirma esta doctrina y acoge el Pleno no jurisdiccional de esta Sala de 24.4.2007, “la concurrencia de comportamientos tipificables como constitutivos el artículo 188.1o y del previsto en el artículo 318 bis, 2o del Código Penal debe estimarse como un concurso de delitos. En tal dirección la STS. 380/2007 de 10.5.

Finalmente el Pleno de esta Sala de 26.2.2008 acordó que “en relación entre los arts. 188.1 y 318 bis del CP. en los supuestos de tráfico ilegal o inmigración clandestina a la que sigue, ya en nuestro territorio, la determinación coactiva al ejercicio de la prostitución, es la propia de un concurso real de delitos de coacciones.

Tales conductas serán calificadas con arreglo a los arts. 188.1 y 318 bis.1, descartando la aplicación del art. 318 bis 2 al tratarse de un supuesto de realización progresiva del tipo. Acuerdo este, que complementa el anterior de 22.4.2007 al que se refiere la STS. 152/2008 de 8.4, que en su caso como el que nos ocupa, en el que se atribuye a los mismos sujetos agentes las dos figuras delictivas, estimó la existencia de concurso real, si bien, haciéndose de evitar efectuar una doble consideración de la “intención de explotación y delito de abusos sexuales”. Y ello porque en el art. 318 bis.

Es está presente tal intención a realizar en el futuro en el art. 188.1 viene a materializarse de forma efectiva la misma intención. Por ello la solución ha de consistir no en aplicar el art. 188.1 CP. junto con la figura básica no agravada, del art. 318 bis 1, en la que se prescinde de tomar en consideración cualquier intención referente a una explotación sexual futura. Especial relación entre el delito inmigración ilegal y el delito de detención ilegal ya estudiado.

Consecuentemente el motivo, que en este punto concreto es apoyado por el Ministerio Fiscal, solo parcialmente ha de ser estimado».