900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

El bien jurídico protegido respecto del delito de narcotráfico regulado en el tipo penal radica en las condiciones establecidas por la autoridad sanitaria para alcanzar una salud pública idónea según las exigencias sociales, como consecuencia de esas exigencias resulta un conjunto de “saludes” individuales acordes con los postulados perseguidos. cuente para su defensa con la experiencia de nuestros Abogados delito narcotráfico. Cuente con la mejor defensa de nuestros Abogados Especialistas en delitos contra la salud pública.

Podemos ejercer por medio de nuestros Abogados delito narcotráfico la defensa interesando la aplicación de las atenuantes tales como la drogadicción en el delito de tráfico de drogas. Hemos ejercido la defensa frente a la imputación de banda organizada en delito de narcotráfico.

Desde esta perspectiva se agrede el bien jurídico cuando se realizan conductas que ponen en peligro las exigencias de sanidad establecidas mediante la promoción, favorecimiento y facilitación del consumo de sustancias tóxicas o estupefacientes, y requiere que la sustancia, en abstracto, sea dañina para la salud en concreto de una persona. En ocasiones nos encontramos con una defensa basada en una cantidad insignificante de droga. El art. 368 del Código Penal requiere:

  • a) la concurrencia de un elemento de tipo objetivo, cual es la realización de algún acto de producción, venta, permuta o cualquier forma de tráfico de drogas, transporte, tenencia con destino al tráfico o acto de fomento, propaganda o formulación de ofertas de dichas sustancias;
  • b) que el objeto material de esas conductas sea alguna sustancia de las recogidas en las listas de los Convenios Internacionales suscritos por España.

Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines, serán castigados con las penas de prisión de tres a seis años y multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito si se tratare de sustancias o productos que causen grave daño a la salud, y de prisión de uno a tres años y multa del tanto al duplo en los demás casos.

No obstante dicen nuestros Abogados delito narcotráfico lo dispuesto en el párrafo anterior, los tribunales podrán imponer la pena inferior en grado a las señaladas en atención a la escasa entidad del hecho y a las circunstancias personales del culpable. No se podrá hacer uso de esta facultad si concurriere alguna de las circunstancias a que se hace referencia en los artículos 369 bis y 370.

Como requisito subjetivo, señalan nuestros Abogados delito narcotráfico ha de verificarse el conocimiento del inculpado de carecer de autorización y justificación para realizar aquellos actos. Se trata por ello de un delito formal y de mera actividad sin que precise resultado lesivo concreto, en razón del peligro in genere que conlleva para la salud comunitaria, al anticiparse su protección con tal técnica criminalista, lo que imposibilita la toma en consideración de toda forma de ejecución imperfecta ni como tentativa ni en los límites del mero acto preparatorio, pues tanto la conspiración como la provocación o la proposición han de considerarse subsumibles en la expresión “promover”.

A falta de otros indicios y no habiendo sido sorprendido in fraganti el tenedor de la droga, alegado su destino al autoconsumo, podrá inferirse éste respecto de aquellos acopios de drogas que no excedan de las previsiones de un regular consumidor.

Asimismo la jurisprudencia viene afirmando que no es constitutivo de delito de tráfico de drogas su entrega a una persona ya consumidora, sin potencial difusión. Igualmente considera atípicas las entregas de droga a drogodependientes por familiares o allegados, de cantidades mínimas, con carácter gratuito, por motivos piadosos o para facilitar su deshabituación, como los supuestos de consumo compartido o autoconsumo colectivo.

Según la Organización Mundial de la Salud por droga ha de entenderse “cualquier sustancia, terapéutica o no, que introducida en el organismo por cualquier mecanismo (ingestión, inhalación, administración, intramuscular o intravenosa, etc.) es capaz de actuar sobre el sistema nervioso central del consumidor provocando un cambio en su comportamiento, ya sea una alteración física o intelectual, una experimentación de nuevas sensaciones o una modificación de su estado psíquico, caracterizado por:

  1. El deseo abrumador o necesidad de continuar consumiendo (dependencia psíquica).
  2. Necesidad de aumentar la dosis para aumentar los mismos efectos (tolerancia).
  3. La dependencia física u orgánica de los efectos de la sustancia (que hace verdaderamente necesarias su uso prolongado, para evitar el síndrome de abstinencia.