900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

La notoria gravedad de la detención por pornografía infantil en Marbella hace indispensable el contar con el asesoramiento especializado de nuestros Abogados delito pornografía infantil en Marbella. El tipo penal establece que aquel que produjere, vendiere, distribuyere, exhibiere, ofreciere o facilitare la producción, venta, difusión o exhibición por cualquier medio de material pornográfico en cuya elaboración hayan sido utilizados menores de edad o incapaces, o lo poseyere para estos fines, aunque el material tuviere su origen en el extranjero o fuere desconocido.

A la hora de analizar estas conductas debe partirse, señalan nuestros Abogados delito pornografía infantil en Marbella como reza el propio texto, de que el menor o incapaz ya ha sido utilizado para elaborar el material pornográfico. En otras palabras, el material pornográfico ya está confeccionado.

Aunque el art. 189, a partir de la letra b) de su apartado 1, solamente utiliza la expresión material pornográfico hay que sobrentender, obviamente, que dicho material está ya introducido en un soporte, sea éste el que contiene el aparato receptor o las sucesivas copias que se realicen.

El propio art. 189.1 b) emplea la expresión material pornográfico en cuya elaboración hayan sido utilizados menores de edad o incapaces en clara alusión a algo ya realizado. A los efectos del art. 189.1 b) sigue siendo indiferente la clase de soporte donde aparezca plasmado. Por tal razón, al estar de alguna forma acopiado el material, los verbos producir o facilitar la producción de material pornográfico van a ver difuminada, en cierto modo, su significación gramatical.

Las conductas del art. 189.1.b) que se están tratando por los Abogados delito pornografía infantil en Marbella -luego se aludirá a la posesión– encuentran, en las redes sociales, un vasto campo de proliferación. Para las SSTS 921/2007, de 6-11, 292/2008, de 28-5 y 739/2008, de 12-11, el sistema automático de intercambio a través de la red Edonkey (igualmente otro similar como el Emule), es un supuesto de distribución de material pornográfico. Dice la STS 292/2008, de 28-5, refiriéndose al Edonkey que “Es este un programa caracterizado por ser apto para la comunicación y la transferencia de archivos a través de Internet incorporándose, así, sus usuarios a una red informática creada para compartir todo tipo de archivos digitales (en inglés “peer-to-peer”, que se traduciría de par a par o de igual a igual, más conocida como redes P2P), en la que al tiempo que se descargan archivos ajenos, se permite a terceros la descarga de los archivos propios”. Según la STS 588/2010, de 22-6, “el comportamiento delictivo objeto del proceso lo constituyen actos de distribución y favorecimiento de la difusión, cual sucedió en el caso presente en el que el acusado permitió el acceso a su ordenador desde libre y pública red de Internet, a través del programa informático Emule de los archivos antes indicados.”. Respecto del programa Emule, dice la STS 873/2009, de 23-7, que “el acusado tenía instalado en su ordenador el programa informático Emule, a través del cual se le permite al usuario del ordenador descargar archivos procedentes de la Red en su ordenador, al mismo tiempo que otros internautas que tienen el mismo programa pueden “subir” a su ordenador los archivos almacenados por el acusado, concurriendo así un sistema de archivos compartidos…. Sobre este particular tiene establecido la jurisprudencia de esta Sala, en diferentes resoluciones (SSTS 921/2007, de 6-11; 292/2008, de 28-5; 696/2008, de 29-10; 739/2008, de 12-11; 797/2008, de 27-11; y 307/2009, de 18-2), que al ser Emule un programa de archivos compartidos, para tener acceso al mismo, el solicitante debe compartir los que pone en la carpeta “incoming”; de suerte que cuanto más material comparta, más posibilidades tiene de acceder a otros archivos, porque la esencia del programa es precisamente el intercambio.