900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Establecen nuestros Abogados delito trato degradante que se castiga en el artículo 173.1 del Código Penal infligir un trato degradante, menoscabando gravemente la integridad moral del sujeto pasivo. El punto de partida para el estudio de este tipo penal por parte de nuestros Abogados Penalistas es el texto legal entre los textos legales y esta es la Carta Magna, nuestra Constitución. Así las cosas es el artículo 15 de la Constitución Española el que prohíbe la tortura y otros tratos inhumanos o degradantes, además de todas aquellas acciones que supongan un menoscabo de la integridad física o moral.

El bien jurídico protegido por el Código Penal no es otro que la integridad moral, si bien es cierto que esta integridad aparece como un bien jurídico difuso, cuyo arranque puede situarse en el concepto de dignidad humana, entendiendo por ésta la propia cualidad de ser humano y el respeto que todos merecemos por el hecho de ser personas. Como expresión de la dignidad humana encontramos el derecho a la integridad personal, que engloba tanto la integridad física como la moral, de modo que el derecho a la integridad moral supone el derecho a no ser humillado o degradado.

abogados delito trato degradante

Combinando ambos conceptos, dicen los Abogados delito trato degradante de la Firma, podemos señalar que la conducta típica del artículo 173.1 del Código Penal se refiere a cualquier atentado a la dignidad de la persona, es decir, conductas mediante las que se anula la capacidad de decisión de una persona, se crean sentimientos de terror o inferioridad, se utiliza a la persona como un medio, etc. Igualmente, se ha aplicado esta figura para sancionar casos de acoso escolar en situaciones de acoso prolongado. En la práctica, el artículo 173.1 del Código Penal funciona como tipo residual para acoger hechos no fácilmente subsumibles en otros delitos, o que, aun siendo subsumibles, no contemplan de forma suficiente el aspecto vejatorio que constituye la esencia del atentado a la integridad moral. Como se ha apuntado por los Abogados delito trato degradante el artículo 173.1 del Código Penal exige además que el atentado a la integridad moral sea
grave. Para medir esta gravedad se deben tener en cuenta la situación personal del sujeto pasivo, su personalidad, edad, etc. En caso de que no se lesione “gravemente” la integridad moral de la víctima, procede aplicar el delito leve de vejaciones injustas contenido en el Código Penal tras su última modificación.

La conducta típica del artículo 173.2 del Código Penal, ya fue estudiada por nuestros Abogados Violencia de Género Málaga y consiste en ejercer habitualmente violencia física o psíquica respecto de los siguientes sujetos: a) Persona que es o ha sido cónyuge del autor, o está o ha estado ligada al autor por análoga relación de afectividad aun sin convivencia; b) descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad, propios o del cónyuge o conviviente; c) menores o incapaces que convivan con el autor, o se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho del cónyuge o conviviente; d) persona amparada en cualquier otra relación por la que esté integrada en el núcleo familiar; e) personas que por su especial vulnerabilidad están sometidas a custodia o guarda en centros públicos o privados.

En cuanto al requisito de la habitualidad, según el artículo 173.3 del Código Penal hay que atender al número de actos de violencia y a su proximidad temporal, con independencia de que hayan afectado a uno o varios sujetos pasivos, y de que hayan sido o no enjuiciados en procesos anteriores. La jurisprudencia ha entendido que lo relevante para apreciar la habitualidad no es un número concreto de actos de violencia, sino la existencia de una repetición o frecuencia que suponga una permanencia en el trato violento.