900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Contamos por éxitos los expedientes penales por descarga de Pornografía Infantil en Madrid que hemos tramitado desde la propia detención del Investigado. El secreto es la experiencia de nuestros mejores Abogados descarga de pornografía infantil Madrid para defender los Derechos del Detenido. Cuente con la sobrada experiencia de nuestros Abogados Especialistas en descarga de pornografía infantil.

Son muchas  las ocasiones en dónde nuestros Abogados descarga de pornografía infantil Madrid  afrontan imputaciones por delito de pornografía infantil de forma INFUNDADA y esto es que detrás de un consumo de material pornográfico de mayores de edad se esconde por parte de sus autores pornografía infantil en emule.

En consecuencia, señalan nuestros Abogados descarga de pornografía infantil Madrid, el autor no buscaba obtener pornografía infantil y la descarga o tiene posesión de pornografía infantil por error. Toda imagen de pornografía infantil adquirida estimula el continuado desarrollo de esta ilícita industria, desde la pornografía infantil “a la carta” – venta de imágenes de niños violados creadas a petición del consumidor – a la pornografía infantil “en tiempo real,” donde los suscriptores pagan por ver la violación de niños a través de Internet, según se produce. Si bien tales especificaciones constituyen los primeros pasos positivos para que el problema de la pornografía infantil sea reconocido como un mal que afecta al bienestar de los niños, la pornografía infantil constituye un delito y debe ser reconocida como tal. La pornografía infantil representa nada menos que la rememoración de la humillación/la violación/el abuso/la agresión sexual de un niño. Además, a los fines de este informe, en el caso de los países que tienen una prohibición general de la pornografía, sin importar si las personas representadas son adultos o niños, no se considera que tengan una legislación específica relacionada con la pornografía infantil.

No es suficiente contar con una simple legislación laboral que prohíba las peores formas de trabajo infantil, incluida la pornografía infantil, sin detallar delitos específicos, sanciones penales y castigos penales. Lo mismo se aplica a la legislación nacional que defina la “explotación sexual” incluyendo la pornografía infantil (generalmente, en el código de protección del niño), pero que, nuevamente, no enumere los delitos penales ni especifique las sanciones penales.

Un estudio  confirmó resultados similares que demuestran que el 83% de las personas en posesión de pornografía infantil arrestadas tenían en su poder imágenes de niños entre 6 y 12 años de edad; el 39% tenía imágenes de niños de 3 a 5 años de edad y el 19% tenía imágenes de bebés y niños de menos de 3 años.11 El 92% de los arrestados poseía imágenes centradas en los genitales de un niño o que mostraban actividades sexuales explícitas; el 80% poseía imágenes que mostraban la penetración sexual de un niño, incluido el sexo oral; y el 21% poseía pornografía infantil en la que se representaba violencia, como violaciones, sumisión y tortura.

En la mayoría de estas imágenes, aparecían niños amordazados, atados, con los ojos vendados o sometidos a otras formas de sexo sádico. El mismo estudio también demostró que el 40% de las personas en posesión de pornografía infantil arrestadas eran “delincuentes duales”, o sea, que poseían pornografía infantil y también sometían a víctimas infantiles a actos sexuales, lo que indica que puede haber una correlación entre la simple posesión consciente de pornografía infantil y la perpetración de un abuso sexual contra un niño.