900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

El menor de 18 años no tiene libertad sexual plena, la va adquiriendo gradualmente, señalan nuestros Abogados Especialistas en agresiones sexuales a niños. Esto genera muchos problemas en cuanto a las edades y en cuanto a la situación de los incapaces. Ninguno de ellos tiene libertad sexual, pero pueden disponer de su libertad sexual en algunos casos. El problema radica en los incapaces. En la época preconstitucional cualquiera que cometiera una relación sexual con un incapaz era considerado de violación. Esto condena a los incapaces a no tener relaciones sexuales. Contamos con un elenco muy importante de Abogados que han ejercido y ejercen tanto la acusación como la defensa de este tipo de delitos de agresiones sexuales a menores.

Existe estadíos anteriores al delito de agresión sexual, en relación a la gravedad y por tanto a la pena a imponer tales como son el delito de corrupción de menores o el delito de abusos sexuales a menores. En la época constitucional, esto cambia, va a ir ligado a la capacidad intelectual que tenga cada uno para entender qué hace y en qué circunstancias lo hace, siempre considerando que existe consentimiento, señalan nuestros Abogados Especialistas en agresiones sexuales a niños. Sin embargo, estos menores o incapaces pueden mantener relaciones sexuales con consentimiento en algunos casos.Tradicionalmente se ha venido exigiendo como elemento típico de esos delitos la concurrencia del “ánimo libidinoso” o “móvil lúbrico” en el agresor . Este requisito hoy debe considerarse superfluo y distorsionador. Lo que importa es que se trate de una utilización degradante de la víctima, que afecte a aspectos íntimos corporales, independientemente de que el autor se “excite” sexualmente” o simplemente sea un sádico que pretende humillar y vejar a la víctima. Parte de la doctrina, y más recientemente incluso la Fiscalía del Estado ya se pronunciaron por la improcedencia de tal requisito, admitiendo que la agresión sexual existe cuando se realice con ánimo de venganza o menosprecio. No obstante, como veremos más adelante, la apelación a la “excitación erótica” o “pasión libidinosa” del autor reaparece todavía en numerosas resoluciones como elemento de referencia para cuantificar las agresiones en función de la continuidad o no de la misma “pulsión sexual” en el autor. Para eso hay que fijar cuáles son las edades que maneja el legislador. En el caso de los menores, en el Código que se acaba de reformar, 183 CP, el que atente contra la libertad de un menor de edad de 13 años será castigado. Es decir, el menor de 13 años no puede disponer de su sexualidad. Estamos hablando de relaciones sexuales consentidas, hablando de personas de 14 años o de 50, la otra persona comete delito. Es una presunción iure et de iure, es decir, no admite prueba en contrario.

Con la reforma del Código Penal, cualquier tipo de acto de carácter sexual consentido, sin engaño, sin intimidación, de un menor de 16 años es delito. Los 18 años es una edad muy importante para otros delitos donde el consentimiento no es importante, por ejemplo, la prostitución. Art. 182.1 CP. Hasta ayer, menor de 13 años, siempre delito. De 13 a 16 sólo es punible si hay engaño. Se entiende que el consentimiento está viciado si el menor realiza las acciones con engaño. Debe valorar el juez si hay engaño. 16 a 18 años: sólo prohibido la prostitución. A partir de 18 años si quieres te prostituyes.