900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Tanto el delito de hurto como el delito de robo implican una conducta de sustracción de un bien mueble. La diferencia estriba en que en
el delito hurto se toma la cosa sin consentimiento de su dueño, sin más, mientras que en el delito de robo también se toma, pero el autor tiene que salvar la resistencia del dueño o los obstáculos que éste ha colocado para proteger la cosa.

El delito de hurto ya fue estudiado por nuestros Abogados delito de hurto en Málaga dónde se desgranó que el elemento que definía a este tipo penal era la sustracción al despiste del dueño. De esto último proceden las dos clases de delito de robo. El primero de ellos es el delito de robo con fuerza en las cosas y el segundo de ellos es el delito robo con violencia o intimidación, según haya el autor de superar barreras físicas o someter al sujeto pasivo a violencia o intimidación.

El bien jurídico es la propiedad, es decir, el dueño o propietario de la cosa es el sujeto pasivo en estos delitos, aunque no sea sujeto pasivo de la acción. No obstante, el Código Penal también contempla la figura denominada hurto de la posesión, artículo 236 del Código Penal, que protege al poseedor de una cosa frente a los ataques dirigidos por el propietario.

consideraciones delito hurto y delito robo

La conducta típica, según nuestros Abogados delito de robo en Málaga, en todos los casos consiste en el “apoderamiento” de una cosa mueble, es decir, algo material y con valor económico que pueda ser tomado y trasladado de un lugar a otro. Por ello, la cosa debe ser desplazada físicamente desde el patrimonio del sujeto pasivo hasta el del sujeto activo. Lo que se requiere, esencialmente, es que la cosa quede sustraída al poder de disposición de su propietario.

En el caso de títulos-valores, esto es, documentos que llevan incorporado un derecho con valor económico, dicen nuestros Abogados Penalistas Málaga que se puede hablar de robo o hurto cuando el valor económico se halla tan íntimamente ligado al título que el apoderamiento del documento implica automáticamente la apropiación del valor.

delitos de hurto y robo

Los tipos del delito de hurto o delito de robo exigen expresamente “ánimo de lucro”; se trata de un elemento subjetivo que puede concretarse como la intención de obtener una ventaja patrimonial directa como consecuencia del apoderamiento de la cosa.

A estos efectos, es indiferente que la cosa se sustraiga para lograr beneficio propio o para un tercero; incluso hay ánimo de lucro si el autor se apropia de la cosa para destinarla a fines benéficos. En relación con la consumación, prácticamente toda la doctrina afirma que se verifica el apoderamiento cuando se logra una mínima disponibilidad sobre la cosa sustraída. En consecuencia, no basta con coger la cosa y huir, sino que es preciso que se verifique una mínima disponibilidad sobre ella. Sin embargo, no es necesario para la consumación lograr el fin lucrativo perseguido.

Por el contrario, si el sujeto activo del delito de robo o del delito de hurto es
visto en el momento en que toma la cosa, y es perseguido hasta su detención, se considera que no
ha logrado una mínima disponibilidad sobre la cosa que estaba sustrayendo; por lo tanto, habría
 una tentativa de hurto o robo.

En materia de autoría y participación, tradicionalmente el Tribunal Supremo había venido considerando coautores de robo o hurto a todos los sujetos que participaban en su comisión, si entre ellos se había concertado un acuerdo previo. Las dudas se plantean sobre todo a la hora de calificar la conducta del vigilante y del que transporta a los autores del delito. En cuanto a los actos de vigilancia, la jurisprudencia ha calificado muchas veces al vigilante como autor, pues sin su contribución el delito nunca se habría cometido. Sin embargo, se le ha considerado cómplice en los casos en que no es determinante la intervención de este sujeto para la ejecución del delito.

El artículo 268 del Código Penal establece una causa personal de exclusión de la pena por los delitos patrimoniales
que se causaren entre sí, siempre que no concurra violencia o intimidación, “los cónyuges que no estuvieren separados legalmente o de hecho o en proceso judicial de separación, divorcio o nulidad de su matrimonio y los ascendientes, descendientes y hermanos por naturaleza o por adopción, así como los afines en primer grado si viviesen juntos”. Se trata de una circunstancia que debe concurrir durante la ejecución del hecho y que exime de pena, pero no de otras responsabilidades derivadas del delito, sólo a la persona en quien concurre, no a los demás intervinientes en el delito. En relación a los ascendientes, descendientes o hermanos, la cláusula parece aplicable aunque no vivan juntos.

La Fama de nuestro despacho de Abogados Penalistas en Málaga y España ha sido obtenida de la mejor forma, GANANDO Sentencias, lo que nos posibilita el defender a nuestros clientes con la máxima garantía en procedimientos seguidos por TODO TIPO de expedientes. El grupo humano que forma la Firma tiene muy claro que la especialización de los abogados  unida a una atención humana y cercana es el secreto del éxito.

Con nuestro bufete usted contará con los profesionales más capacitados de Málaga, garantizando, así, el mejor servicio profesional. Contamos con un servicio de Abogados de Urgencias las 24 horas para asistencia a detenidos. Del mismo modo, nuestros abogados le mantendrán siempre informado del punto en el que se encuentra su caso, con total transparencia, estaremos a su disposición en todo momento, SIEMPRE ESTAMOS AHÍ.