900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Contamos con la experiencia de nuestros mejores Abogados delito de blanqueo de capitales para defender acusaciones por esta materia tan relacionada con delitos económicos y delitos fiscales. La importancia de una buena defensa permite afrontar la situación judicial con las debidas garantías, contando con nuestros abogados delito blanqueo capitales.

El censurante hace referencia al antecedente de hecho 3o de la sentencia, en la que el Mo Fiscal de forma alternativa interesaba la condena por imprudencia de Igor C. y de su hermana Silvia M.. Esta última fue absuelta y el recurrente condenado por delito en su modalidad dolosa.

Hace notar, con acierto, que la conducta imprudente ha de recaer no sobre el modo o forma de realizar el hecho, sino sobre el conocimiento de la naturaleza delictiva de los bienes blanqueados. Es consciente igualmente de la dificultad dogmática o viabilidad de apreciar tal figura delictiva, especial relación con el delito de estafa y las peculiaridades de la tipología del blanqueo de capitales.

El respeto a los hechos probados respecto del delito de blanqueo de capitales que impone el motivo permite afirmar que conforme a lo descrito en ellos el censurante es indudable que conocía, siquiera fuera con el carácter de dolo eventual, el origen de los bienes, relacionado con el delito de apropiación  indebida y el delito de empresa. Sobre ellos no justifica nada, el dinero blanqueado hacía referencia a descomunales cantidades. A su vez, señalan los Abogados delito blanqueo capitales de la Firma que las abundantes conversaciones telefónicas relativas a operaciones de cambios de divisas y la coordinación con los hermanos Cerezo a los que le unía una gran amistad, la utilización de una agencia de cambios a su nombre y otra a nombre de su hermana de la que se servía, apuntan a tal conocimiento del origen del dinero. Respecto a la conexión con delitos contra la salud pública, en las propias conversaciones se hablaba de ellas, él mismo estuvo procesado y fue juzgado por un delito de esa clase; era amigo de César que tenía antecedentes penales por delitos de tráfico de drogas, también tenía antecedentes por dicho delito, el padre y un tío de David y César, etc. Con tales datos se hace difícil considerar imprudente la conducta desplegada.

Por otro lado es indudable la incoherencia o dificultad de cometer por imprudencia un delito en cuya descripción típica se incorporan dos elementos subjetivos del injusto (sabiendo que los bienes proceden de delito y que tal delito es de tráfico de drogas). Quizás de no existir esa clara remisión del párrafo 2o al 1o, el delito hubiera quedado configurado con cierta autonomía y posibilidades de estimación que entendemos encontrarían terreno abonado en los comportamientos negligentes de los directivos de entidades bancarias, que sospechando fundadamente el ilícito origen de un dinero, no lo comunican a las autoridades competentes, pero ello no es trasladable a nuestro caso.

Es oportuna la referencia que sobre este motivo hace el Fiscal en su informe, en el que recoge la doctrina de esta Sala (veánse SS.T.S. 1034/2005 de 14 de septiembre; 483/2007 de 4 de junio; 959/2007 de 23 de noviembre, auto 790/2009 de 16 de abril).

En tales resoluciones, señalan los Abogados delito blanqueo capitales se sostiene y se dice que “La modalidad imprudente establecida en el art. 301.3 del C.P. contrasta con la naturaleza dolosa del delito de blanqueo, con cuya inclusión el legislador desborda las previsiones contenidas tanto en la Convención de Viena (art. 3.1) como en la Directiva Comunitaria 308/1991 (art. 1o) y en la reciente Directiva 60/2005 (art. 1.2) que se refieren siempre a comportamientos realizados intencionadamente; aunque el Convenio relativo al blanqueo, seguimiento, embargo y decomiso de los productos del delito, hecho en Estrasburgo el 8.11.90, dejó a criterio de cada Estado parte la tipificación de comportamientos imprudentes (art. 6.3). Con esta formulación el derecho español se inscribe en la línea de países como Alemania (art. 261 CP.), Bélgica (art. 505), Italia (Leyes 18-5-78 y 9.8.93) que establecían igual previsión”.

Esta Sala, señalan los Abogados delito blanqueo capitales sigue diciendo que: “Doctrinalmente, resulta cuestionable que los tipos penales que incorporan elementos subjetivos del injusto sean susceptibles de comisión imprudente, sobre todo cuando -como sucede en el presente caso- el legislador no crea un tipo distinto en el que se describan las correspondientes conductas basadas en la infracción del deber de diligencia, a lo que no equivale la alusión a <si los hechos se realizasen por imprudencia grave> con lo que se hace una remisión al tipo doloso, aunque se hable de <hechos> y no de <conducta>. La STS no 1034/2005 de 14 de septiembre ya insistía en que, ciertamente, el blanqueo por imprudencia no deja de presentar dificultades dogmáticas, por cuanto tal delito es esencialmente doloso en la medida en que incorpora un elemento subjetivo del injusto consistente en conocer la ilícita procedencia de los bienes y la intención de coadyuvar a su ocultación o transformación, y porque la distinción entre culpa <grave>, en este caso punible, y <leve>, no punible, participa de la crítica general a la distinción por su <ambigüedad e inespecificidad>, además de contradecir el criterio de <taxatividad> de los tipos penales”.