900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

La modalidad específica del delito de estafa por internet permite diferenciar, como en el caso general, cuatro elementos: manipulación informática o artificio semejante ( este concepto se identifica como el engaño), transferencia de cualquier activo patrimonial ( de esta manera se pone de manifiesto la disposición patrimonial), falta de consentimiento ( la producción del error en la víctima), perjuicio de tercero.

Según nuestros Abogados para delito de estafa en internet, una manipulación informática consiste en la alteración de datos que se introducen o están ya contenidos en un ordenador, o en la modificación de programas o alteraciones en el procesamiento.

abogados delito estafa en internet

La transferencia de cualquier activo patrimonial, dicen nuestros Abogados delito de estafa, consiste básicamente en el cambio de titularidad de un elemento patrimonial. En cuanto a la suficiencia del engaño , por su similitud con el caso que analizamos, cabe citar la sentencia del Tribunal Supremo la cual recoge textualmente “en consecuencia la actuación del acusado presentándose como un cliente en la entidad bancaria y afirmando ser el titular de una determinada cuenta para obtener sucesivos reintegros de fondos, de escasa entidad en cada ocasión para generar mayor confianza, adquiere la relevancia engañosa propia del delito de estafa en cuanto se identifica mostrando el documento nacional de identidad del titular de la cuenta, portado indebidamente, pues tal exhibición constituye en el uso social fundamento ordinariamente suficiente para atribuir a su portador la identidad en él reflejada, salvo notorias discrepancias de edad, sexo o fisonomía con los datos obrantes en el documento. En la práctica puede pensarse en casos en que el autor consigue la transferencia de un bien o derecho de la víctima (v.gr., una transferencia de dinero), la transferencia de una deuda propia a un tercero, la modificación de la imputación de pagos (v.gr., de luz, teléfono, primas de seguro, etc.), o el cargo de gastos en la cuenta de terceros. Fabricación, introducción, posesión o facilitación de programas de ordenador específicamente destinados a la comisión de delito de estafa.

El artículo 248.2.b del Código Penal castiga esta modalidad de comportamiento con la misma pena de la estafa, lo 
que supone una manifiesta desproporción, pues en realidad se trata de actos preparatorios del fraude elevados a la consideración de delito autónomo. En todo caso, según nuestros Abogados para delito de estafa en internet, la exigencia de que el programa de ordenador esté “específicamente destinado” a la comisión de la estafa, sea ésta común o mediante delito informático, permite reducir algo el excesivo ámbito de aplicación del precepto, al exigir que el instrumento esté inequívocamente predispuesto a la lesión del bien jurídico. Estafa mediante utilización de tarjeta de crédito, débito, cheque de viaje o datos obrantes en ellos.

Esta modalidad de estafa se introdujo por la LO 5/2010 y tiene como particularidad que no requiere reunir todos los elementos de una estafa propia, pues no se exige ni engaño ni error.

En este 248.2.c del Código Penal no se exige “manipulación informática”, de modo que entran aquellos supuestos en los que se han conseguido los datos auténticos de la tarjeta (por ejemplo, a través del phishing 
o se ha utilizado ésta indebidamente, por ejemplo, por parte de un camarero que mientras tiene la tarjeta 
en su poder para realizar un pago anota sus datos, o la utiliza para hacer un compra por internet, se incurre en delito de usurpación de identidad. La diferencia, entre este comportamiento y la estafa propia estriba, por tanto, en que en estos casos no hay exactamente un engaño, ni un error ni una manipulación de ninguna clase, sino sencillamente un apoderamiento de los datos o una utilización indebida.