900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Cuando nuestros Abogados delito de lesiones graves realizaron el estudio de este tipo delictivo vimos que podía aparecer en su modalidad menor tal y como es el delito leve de lesiones y en su modalidad básica que es el delito de lesiones. No obstante esto, nuestros Abogados Penalistas quieren poner en valor la determinación en el Código Penal la existencia de un delito de lesiones graves que lleva aparejado una mayor reprobación penal que el tipo básico atendiendo a las especiales circunstancias en las que se producen esas lesiones de mayor gravedad.

En el artículo 148 del Código Penal se recoge una serie de tipos que se agravan por la modalidad comisiva de las lesiones o por las características personales de la víctima. Este tipo penal en su condición más básica ya fue estudiada por nuestros Abogados de delito de lesiones en otro post anterior. Para la aplicación de todas estas agravaciones debe atenderse al resultado causado o al riesgo producido.

abogados delito lesiones graves

Las agravaciones del artículo 148 del Código Penal son las siguientes:

a) Utilización de armas, instrumentos o medios que hayan puesto en concreto peligro la vida o salud física o psíquica del lesionado.

Este precepto se aplica cuando el dolo va referido al riesgo producido atendiendo al medio empleado y se refiere al riesgo de sufrir alguna de las lesiones. Es decir, cuando las lesiones se produjeron mediante el empleo de armas blancas, botellas rotas, patadas en la cabeza, objetos contundentes, etc.

b) Ensañamiento o alevosía.

c) Víctima menor de 12 años o incapaz.

d) Si la víctima fuere o hubiere sido esposa o mujer que estuviere o hubiere estado ligada al autor por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia.

e) Si la víctima fuera una persona especialmente vulnerable que conviva con el autor.

Se puede decir que lo son agravadas por el resultado producido. Las agravaciones contenidas se aplican en atención al daño causado o el riesgo producido y son las siguientes:

a) Pérdida o inutilidad de un órgano o miembro principal, un sentido, impotencia o esterilidad, deformidad grave o grave enfermedad somática o psíquica.

Cuando nos referimos, dicen nuestros Abogados delito de lesiones graves, a unas lesiones graves, es obvio que estamos dejando de lado las lesiones menores que tramitan nuestros Abogados delito leve de lesiones. Y es que, en relación a las lesiones graves que provocan la inutilidad a las que hacen referencia estas normas remite a la ineficacia de la parte del cuerpo de que se trate para realizar la función que tiene atribuida, o alguna de ellas. La ineficacia funcional debe ser definitiva, lo que no sucede con aquellas partes del cuerpo que se regeneran: piel, pelo, sangre, uñas, roturas de huesos, etc. La pérdida supone que, además de la inutilidad, se produce un menoscabo anatómico, es decir, una mutilación. Son órganos o miembros principales todos aquellos cuya ineficacia funcional supone un significativo acortamiento de la vida, o un descenso apreciable de la calidad de vida de la víctima. Con el término sentido se alude a la función que llevan a cabo determinadas partes del cuerpo especializadas en captar estímulos del mundo exterior y en hacer llegar tal información al sistema nervioso central.

lesiones de especial gravedad

Con “esterilidad” se alude a la incapacidad absoluta para procrear por medios naturales, que debe ser definitiva, sin perjuicio de que pueda ser suplida por procedimientos artificiales, como la reproducción asistida. La impotencia alude, obviamente, a la incapacidad para realizar el coito por medios naturales. En cuanto a la grave enfermedad somática o psíquica, la calificación de una dolencia como grave debe determinarse en virtud de las repercusiones que su padecimiento cause a la calidad de vida del afectado. Por lo demás, la enfermedad ha de tener carácter permanente o definitivo.

Por último, en cuanto a la deformidad, que se incluye tanto en el artículo 149 del Código Penal como en el 150 del Código Penal, en función de si es grave o no, se trata de un concepto fuertemente valorativo, que responde a los criterios sociales de belleza y armonía corporal. La deformidad ha de ser visible y permanente. En ocasiones nuestros Abogados penalistas han iniciado la instrucción de un expediente como delito de lesiones graves y la propia gravedad ha hecho que el expediente termine siendo un delito de homicidio o un delito de asesinato.

La jurisprudencia establece como requisitos de la deformidad: a) que se trate de una irregularidad física corporal; b) que sea de carácter permanente; c) que sea visible, aunque se encuentre en un lugar habitualmente cubierto por ropa; d) que comporte una desfiguración o fealdad respecto de lo que ordinariamente habría de considerarse para esa parte del cuerpo.

Por lo demás, es irrelevante para el concepto deformidad el hecho de que pueda ser reparada quirúrgicamente.

a) Mutilación genital:

Se castiga la mutilación genital en cualquiera de sus manifestaciones con la misma pena que las lesiones de órgano o miembro principal, con una agravación si la víctima es menor o incapaz. Pérdida o inutilidad de órgano o miembro no principal, o deformidad no grave. La jurisprudencia ha entendido como órganos no principales un dedo o un testículo. Por otra parte, la jurisprudencia ha entendido como deformidades no graves la pérdida de piezas dentales, o los mordiscos en partes del cuerpo.

En muchas ocasiones las lesiones graves vienen producidas por agresiones en el ámbito familiar cuyo conocimiento procesal se realizará en el Juzgado de violencia sobre la mujer que tramitan nuestros Abogados de violencia de género. Como se puede comprobar el delito de lesiones tiene unas ramificaciones importantes tanto a nivel penal como a nivel procesal.

Si Usted o un familiar o amigo necesita del asesoramiento de los Abogados delito de lesiones graves de la Firma, no dude en contactar con nosotros. Sabremos darle el mejor servicio.