900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Nuestros Abogados delito de Pornografía Infantil en Madrid son referentes en la defensa de este tipo de expedientes penales graves por el importante número de Sentencias favorables para los intereses de nuestros Clientes que han obtenido. No en balde, somos referentes en delitos de pornografía infantil en Madrid.

Nuestros Abogados delito de pornografía infantil Madrid están, de forma continuada a su disposición para ejercer la defensa de este tipo de imputaciones. El delito de pornografía infantil en Madrid está referido a la venta, exhibición o divulgación de material pornográfico ante menores de 18 años, aunque se requiere que el hecho ¡lícito ha de producirse de manera directa (por ej. proyectar ante menores una película de contenido pornográfico o vender material porro en un kiosko). Este delito aparece regulado en el art. 186 del C.P: “El que, por cualquier medio directo, vendiese, difundiere o exhibiere material pornográfico ante menores de edad o incapaces, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses”. ¿Qué es material pornográfico?: La jurisprudencia española se basaba en lo que decía el Tribunal Supremo.

Si Usted necesita un Abogado para detenido por pornografía infantil en Madrid no dude en contactar con nosotros. Sabemos como ayudarle.

Se recurre al criterio de la “conducta sexual explícita”, esto es, “aquella representación donde se ejecuten actividades incluidas dentro del siguiente catálogo:

1°) Contacto sexual

2°) Supuestos de brutalidad

3º) Desarrollo de conductas sádicas.

4º) Exhibición lasciva de los genitales o el área púbica. No obstante, es un criterio que se deja llevar un poco por la subjetividad, ya que hay que determinar que es lo que se entiende por lascivo de lo que no lo es, por ej., no puede tener la misma consideración la foto que hace la madre a su hijo desnudo en el baño que las actividades del Duque de Feria donde aparece posando con menores desnudos.

En principio, Abogados delito de pornografía infantil Madrid, se debe de distinguir si el sujeto pasivo es mayor de edad, en cuyo caso lo que se protege es la libertad sexual, o si fuere menor de edad, ya que en estos supuestos el bien jurídico a proteger es la indemnidad sexual entendida tanto desde una perspectiva absoluta, es decir, abarcando todas las esferas del menor en todas las situaciones, como relativa, esto es, referida al mero hecho de realizar la conducta (se refiere a que si el menor no es consciente de que están lesionándole, es decir, no se da cuenta, por ej., de que lo están filmando, no habrá delito. La postura de la doctrina es mayoritaria hacia la indemnidad absoluta.

La clave está en la intencionalidad, indican Abogados delito de pornografía infantil. Pensemos por ejemplo, en un reportaje en el que aparece una mujer desnuda de cintura para arriba enseñando los pechos, ¿seria pornográfico si lo muestran a menores?, si seguimos los elementos anteriormente citados debemos descartar tal hecho. ¿Cabe en estos supuestos alguna causa de justificación?; si cuando entramos en el terreno del ejercicio legítimo de un derecho oficio o cargo. Aquí lo que prima es la “consideración de arte” que se maneja (por ej. pensemos en aquellos docentes que imparten clases de sexología siguiendo unos parámetros educativos). ¿Cabe el tipo imprudente en estas conductas ? No, ya que no hay ningún artículo que tipifique de manera expresa estas conductas culposas y, por ello, solo cabría el dolo.

En principio se debe de distinguir si el sujeto pasivo es mayor de edad, en cuyo caso lo que se protege es la libertad sexual, o si fuere menor de edad, ya que en estos supuestos el bien jurídico a proteger es la indemnidad sexual entendida tanto desde una perspectiva absoluta, es decir, abarcando todas las esferas del menor en todas las situaciones, como relativa, esto es, referida al mero hecho de realizar la conducta (se refiere a que si el menor no es consciente de que están lesionándole, es decir, no se da cuenta, por ej., de que lo están filmando, no habrá delito. La postura de la doctrina es mayoritaria hacia la indemnidad absoluta.