900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Cometen, según nuestros Abogados delito de robo en Málaga, un delito de robo la persona que se apodera de cosas muebles que no le pertenecen con el propósito de hacerlas suyas y enriquecerse, empleando fuerza en las cosas para poder acceder al lugar donde los objetos se encuentran, o empleando violencia o intimidación sobre las personas.

Una de las tipologías en las que se pone de manifiesto el delito de robo, según nuestros Abogados Penalistas Málaga es la del delito de robo con fuerza en las cosas. La primera modalidad de robo es la que se caracteriza por que el sujeto activo ejerce fuerza en las cosas.

Vamos a comenzar estudiando el delito de robo con fuerza en Málaga proponiendo un ejemplo para su estudio. Nuestro cliente solicitó los servicios de nuestros Abogados penalistas Málaga estando en prisión, donde se encontraba en condición de prisión provisional, acusado de haber cometido un robo con fuerza en casa habitada. Entre otras pruebas, destacaba el testimonio de un agente de Seguridad Privada de la comunidad de propietarios que decía haber visto a los acusados, incluso, haberlos visto salir de la vivienda donde se cometió el robo con el botín en las manos. Dado que no resultaba probable desvirtuar un testimonio tan rotundo, nuestra estrategia se centró en el origen de la investigación. Estas principiaron por unas intervenciones telefónicas que habían sido acordadas por el juez para la investigación de otros hechos delictivos distintos.

abogados delito robo con fuerza malaga

Los argumentos de los Abogados delito de robo con fuerza en Málaga de la Firma sobre la nulidad del procedimiento, por haberse usado diligencias para la investigación de un delito en otra causa, para la que estas diligencias no habían sido autorizadas, fue estimada por el Magistrado del Juzgado de Instrucción que estaba conociendo de las Diligencias, declarando la nulidad de dichas intervenciones telefónicas y, en consecuencia, la nulidad también de todos los actos de investigación posteriores, incluida la vigilancia en la que se apoyaba la acusación frente a nuestro cliente, lo que permitió el dictado de una sentencia absolutoria. Otro éxito de nuestros Abogados delito de robo con fuerza en Málaga.

La mayor penalidad de este delito respecto al delito de hurto se fundamenta, por una parte, en que con ese comportamiento se quiebran las defensas interpuestas por el propietario de la cosa sustraída; por otra parte, el acceder al lugar donde se halla la cosa mediante el empleo de fuerza puede suponer, en ocasiones, una lesión de la intimidad.

Según nuestros Abogados delito de robo con fuerza Málaga, el concepto de fuerza en las cosas, a los efectos de esta figura delictiva, no es descriptivo, sino normativo. Así, no toda fuerza es apta para integrar este tipo de robo y, a la inversa, hay casos legalmente calificados como fuerza en las cosas que no implican ejercer fuerza en el sentido natural del término.

En todo caso, además, dicen nuestros Abogados delito robo con Fuerza Málaga ha de emplearse fuerza en las cosas para acceder al lugar en que éstas se encuentren: es decir, la fuerza ha de procurar directamente el acceso al lugar cerrado, protegido, donde se halla la cosa que se pretende robar. En consecuencia, la fuerza no se realiza sobre el objeto que se quiere sustraer, sino sobre aquello que separa a ese objeto del exterior.

Por ello, no constituyen “fuerza en las cosas” actuaciones como, la rotura de una cadena que inmoviliza las ruedas de una motocicleta. Las modalidades de fuerza en las cosas, normativamente establecidas en el artículo 238 del Código Penal, son las siguientes:

Escalamiento.

El significado común de “escalar” es básicamente “trepar”; no obstante, la jurisprudencia tradicional ha venido interpretando el escalamiento como entrada en el lugar del robo por vía no destinada
al efecto. Así, habría escalamiento si se entra en una casa por una ventana, por una claraboya en el tejado, si se salta un muro, se sube por un andamio, etc. Incluso algunas sentencias han considerado que hay escalamiento cuando se entra en una casa por una ventana abierta casi a ras de suelo. Sin embargo, con razón gran parte de la doctrina y cierta jurisprudencia manifiestan que esta forma de entrada en una casa no supone una verdadera quiebra de las defensas del propietario, y que por tanto no debería considerarse que existe fuerza en las cosas.

Fractura y rompimiento: a) rotura de pared, techo, suelo, puerta o ventana; b) fractura de armarios, arcas u otra clase de muebles u objetos cerrados o sellados, o forzamiento de sus cerraduras, o descubrimiento de sus claves para sustraer su contenido, sea en el lugar del robo o fuera del mismo.

El Tribunal Supremo y nuestros Abogados delito robo con Fuerza Málaga consideran que existe fractura o rompimiento siempre que se realiza un esfuerzo material y físico sobre los mecanismos de cierre o seguridad puestos por el dueño de la cosa.

Uso de llaves falsas.

La tercera modalidad de fuerza en las cosas es el empleo de llaves falsas para acceder al lugar donde se halla la cosa. El artículo 239 del Código Penal especifica cuál es el significado concreto de “llaves falsas” a efectos del delito de robo, que no coincide con el significado común del lenguaje.

El significado básico del término llave es el de instrumento capaz de abrir sin romper. Una ganzúa, propiamente, es un alambre doblado por un extremo, con el cual, a falta de llave, pueden abrirse las cerraduras. La norma considera también llave falsa cualquier instrumento análogo a una ganzúa, pero en la medida en que sea capaz de abrir sin romper. Las llaves legítimas perdidas por el propietario u obtenidas por un medio que constituya infracción penal. Cualesquiera otras llaves que no sean las destinadas por el propietario para abrir la cerradura violentada por el autor del robo.

Inutilización de sistemas específicos de alarma o guarda.

La cuarta modalidad de fuerza en las cosas es la inutilización de sistema específicos de alarma o guarda, es decir, cuando para acceder al lugar del robo se rompen o se desactivan los mecanismos de alarma o guarda puestos por el propietario.

Estos mecanismos son aquellos sistemas especialmente diseñados para alertar del acceso a un lugar determinado.

Como tipo agravado nos encontramos con el artículo 241 del Código Penal contempla una pluralidad de tipos cualificados de robo con fuerza.

El primero de estos supuestos agravados es el relativo a la presencia de las circunstancias que cualifican el hurto, esto es: a) cuando se sustraigan cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico; b) cuando se trate de cosas de primera necesidad o destinadas a un servicio público, siempre que la sustracción ocasione un grave quebranto a éste o una situación de desabastecimiento; c) cuando revista especial gravedad, atendiendo al valor de los efectos sustraídos, o se produjeren perjuicios de especial consideración; d) cuando ponga a la víctima o a su familia en grave situación económica, o se haya realizado abusando de las circunstancias personales de la víctima; e) cuando se utilice a menores de 14 años para la comisión del delito.

Comisión del delito de robo en casa habitada, edificio o local abiertos al público, o en cualquiera de sus dependencias.

El artículo 241.2 del Código Penal define qué es “casa habitada”: cualquier albergue que constituya morada de una o más personas, aunque accidentalmente se hallen ausentes cuando se cometa el robo. De acuerdo con esta definición, la jurisprudencia ha considerado “casa habitada” cualquier tipo de local habitado por una o más personas, incluso una caravana o una habitación de hotel.

El fundamento de esta agravación se halla en que el robo en casa habitada supone un posible riesgo para las personas y una lesión de la intimidad.