900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Vamos a empezar por delimitar los conceptos establecidos en el tipo penal donde se señala y promover favorecer o facilitar el consumo de Cocaína. Todos y cada uno de estos elementos sobrepasan el concepto del autoconsumo o también conocido como consumo autorizado. Nuestros Abogados Penalistas están especializados en la defensa de expedientes de delitos de tráfico de cocaína y de posesión de estupefacientes. La posesión de cocaína también se determina como delito ya que se presumen que el fin es la distribución y venta de la misma. El delito de tráfico de cocaína es determinado como un delito común ya que su autor no tiene porque reunir unas especiales características para la comisión del mismo. En muchas ocasiones, según nuestros Abogados para Delitos de tráfico de Cocaína, un consumidor habitual cae en el error de tener un mayor número de dosis en su poder lo que le hace autor del delito de posesión de cocaína. En muchas ocasiones nos encontramos con investigados por delito de tráfico de cocaína cuando realmente nos encontramos ante un consumidor habitual que eres para poder mantener este consumo se ve obligado a vender determinadas dosis.

trafico de cocaina

En muchas ocasiones, señalan nuestros Abogados Penalistas, nos encontramos con imputación por tráfico de cocaína cuando realmente estamos hablando de una simple posesión o aún más la tenencia de unas pequeñas cantidades para consumo propio. Es esencial determinar estas figuras para plantear la línea de defensa de nuestros clientes. Son elementos a tener en cuenta, la cantidad de droga incautada, la existencia o no de balanzas de precisión, importantes cantidades de dinero, existencia de otros tipos de drogas. También es muy importante tener en cuenta si el imputado o investigado tiene trabajo o no. El hecho de que la cantidad de drogas, cocaína, sea de una cantidad muy pequeña puede determinar que la conducta no sea reprobable por el derecho penal es por ello que esta posesión tiene como destino el autoconsumo. En otras ocasiones nos encontramos que el autoconsumo se realiza de manera colectiva o con la finalidad de compartir entre varias personas la droga que se posee. Así las cosas, habrá que determinar el grado de adicción de cada una de las personas, el contexto de convivencia y una relación esporádica. Cumpliéndose con estos requisitos podemos llegar a obtener que la conducta es atípica para el código penal.

Así las cosas, nuestros abogados tráfico de cocaína recomiendan desde el primer momento solicitar un informe médico que determine de una manera clara el grado de adicción de la persona detenida para tener la puerta abierta a la línea de defensa del autoconsumo. Existen supuestos de tal grado de adicción a la cocaína que puede llegarse a la inimputable lidad absoluta del detenido ya que el grado de adicción vicia en todo Lugar de la voluntad del autor y por consiguiente lo que se determina es el ingreso en un centro terapéutico. En suma, nos estamos refiriendo a la aplicación de un atenuante por grave adicción que rebaja la pena a imponer o incluso la elimina en según que casos que reunan una muy grave adicción que vicia la voluntad de manera total. En estos casos se habrá de estar a los respectivos Informes Forenses.

Es un elemento agravante del artículo 368 y 369 del código penal la pertenencia del detenido a organizaciones o asociaciones con el objetivo de vender la cocaína o distribuirla. Es obvio que nos encontramos ante un mayor contenido de lo injusto que se determinará entre otras cosas por la estructura organizativa, cantidad de droga incautada, materiales para su pesaje y embalaje etc. Por organización se entiende una estructura de personas debidamente organizada, normalmente con una jerarquía, con una vocación de continuidad en el tiempo y en ocasiones con una delimitación geográfica establecida. Ante esto, el código penal establece una mayor pena privativa de libertad.