900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Para que en la muerte de otro pueda concurrir esta circunstancia y dar lugar al delito de asesinato, es necesario un pacto entre quien ofrece y quien ejecuta los hechos. El contenido económico o la promesa del mismo ha de ser lo que desencadene la acción criminal. El pacto ha de ser anterior a la ejecución, se reciba el precio o se posponga. Abogados delito de Asesinato

Nuestros Abogados delito de asesinato defenderán su expediente con todas las garantías.

Si el sujeto había decidido con anterioridad a la ejecución del delito de asesinato, sin que influya en su decisión el precio, la recompensa o la promesa, la persona que dio o prometió quedará impune, mientras que el sujeto cometerá el delito de homicidio y no el de asesinato.

Según la jurisprudencia, la agravante de precio requiere:

En cuanto a la actividad, el recibir una merced de tipo económico para la ejecución del hecho. En cuanto a la culpabilidad, que la merced influya como causa motriz del delito, mediante el pacto remuneratorio, afectando tanto al que entrega como al que recibe el precio y con operatividad inductora en virtud de las proyecciones recíprocas que tiene la codelincuencia. No debemos confundir el delito de asesinato con el delito de homicidio doloso que ya estudiamos en su momento. En cuanto a la antijuridicidad, que la merced tenga la suficiente intensidad para ser repudiada por el ente social, en virtud de la inmoralidad y falta de escrúpulo que se deja sentir ante la misma. Cuente con nuestros Abogados delito de Asesinato.

El legislador ha mantenido el delito de asesinato como figura independiente y distinta a la del homicidio; se sigue hablando expresamente en el Art. 139 CP de asesinato, de modo que se incluye en la descripción del delito, además del gran peso que representa su propia significación sociológica y lingüística. La doctrina, según nuestros Abogados delito de Asesinato y la jurisprudencia se han esforzado por encontrar criterios seguros que permitan distinguir los auténticos actos de ejecución de aquellos otros que, aun encaminados según el plan del autor hacia la finalidad delictiva pretendida, son todavía actos preparatorios mediante los que se asienta la posibilidad de comenzar la verdadera ejecución de la conducta típica, que, en realidad, aun no se ha iniciado. Cuente con nuestros Abogados Penalistas y tendrá un asesoramiento jurídico penal de primer nivel.

Se ha descartado doctrinalmente la teoría estrictamente subjetiva, que deja al examen del plan del autor la determinación del momento de inicio de la tentativa, y también la teoría de los actos unívocos o equívocos, que destaca el carácter equívoco de los actos preparatorios, que no pueden ser distinguidos de los actos lícitos, mientras los de ejecución son claramente inequívocos en cuanto muestran ya en sí una indiscutible dirección hacia la consumación delictiva.

Hay una corriente jurisprudencial que admite el asesinato con dolo eventual cuando éste concurre en la muerte y el dolo directo se da en las circunstancias.