900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Las coacciones se regulan en el artículo 172 del Código Penal, que contempla un tipo básico y varios subtipos agravados, así como una regulación especial para el delito de violencia de género en Málaga y las personas especialmente vulnerables. Junto a ello, existe una nueva regulación del Código Penal al respecto del delito leve de coacciones que nuestros Abogados delito de coacciones Málaga ya estudiaron.

El bien jurídico que se protege por medio del delito de coacciones es la libertad que tiene toda Persona en ejecutar lo previamente decidido por su propia voluntad. Por tanto, la diferencia entre el delito de amenazas y el delito de coacciones radica en que las amenazas lesionan el proceso de formación de la voluntad, mientras que las coacciones atentan contra la voluntad de ejecutar lo ya decidido. Podríamos decirlo de otra manera, las coacciones impiden lo decidido y las amenazas afectan a la facultad de decidir, según nuestros Abogados Penalistas.

En consonancia con ello, la jurisprudencia considera que existen amenazas cuando el mal anunciado es diferido, y coacciones si el mal es inminente.

El delito de coacciones consiste, básicamente en impedir con violencia a otro a hacer lo que la ley no prohíbe, o compeler a efectuar lo que no quiere, sea justo o injusto. El empleo de violencia es, por tanto, requisito fundamental de este delito. Sin embargo, actualmente es posición doctrinal y jurisprudencial unánime la que admite, junto a la violencia física, tanto
la intimidación como el empleo de fuerza en las cosas. De hecho,
en la jurisprudencia más reciente se observa a menudo la tendencia a prescindir totalmente del requisito de la violencia, considerando coacciones cualquier privación ilegítima de derechos ajenos no encuadrable en ningún otro tipo penal.

Abogados delito coacciones

Cabe la tentativa si el sujeto ejercita violencia, pero no llega a conseguir su propósito de imponer la conducta al sujeto pasivo.

El artículo 172 del Código Penal establece dos subtipos agravados, que se aplican cuando la coacción tiene como objeto impedir el ejercicio de un derecho fundamental, o cuando la coacción ejercida tiene por objeto impedir el legítimo disfrute de la vivienda. En estos supuestos, lo normal es que no llegue a la categoría de delito y nos encontremos ante un delito leve defendido por nuestros Abogados delito leve de coacciones Málaga.

En el primer caso, aunque, por definición, las coacciones afectan siempre a un derecho fundamental, como es la libertad, se entiende que hay un plus de desvalor cuando junto a la libertad se afectan otros derechos fundamentales. En el segundo caso, se trata de reaccionar frente al denominado Acoso inmobiliario que tantas noticias generó en los momentos de expansión urbanística. En el artículo 172.2 del Código Penal se castiga la coacción leve de quien es o ha sido esposa, o mujer que está o ha estado ligada por análoga situación de afectividad aun sin convivencia, o persona especialmente vulnerable que conviva con el autor.

Del mismo modo que sucede en el artículo 171 del Código Penal en materia de amenazas, se contemplan agravaciones para los casos en que el delito se perpetra en presencia de menores, utilizando armas, tiene lugar en el domicilio común o en el de la víctima, o se realiza quebrantando una orden de alejamiento de las contempladas en el artículo 48 del Código Penal, o una medida cautelar o de seguridad de la misma naturaleza.