900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Según nuestros Abogados Penalistas Málaga, una de las figuras delictivas más comunes en la práctica habitual es el delito hurto y robo de uso de vehículos a motor. La conducta consiste en la sustracción de un vehículo a motor o ciclomotor ajenos, de valor superior a 400,00 € (si es inferior a dicha cifra, se castiga como delito leve), sin ánimo de apropiárselo; la ausencia de este ánimo específico es, precisamente, lo que diferencia este delito de hurto de vehículo a motor del delito de hurto o el delito de robo de vehículo a motor del delito de robo.

El problema fundamental para la tipificación del delito de robo y hurto de vehículo en Málaga está, lógicamente, en saber cuándo ha existido un ánimo de apropiación y cuándo un ánimo sólo de uso. Además de otros posibles elementos probatorios, el propio artículo 244 del Código Penal ofrece una pauta legalmente determinada. En efecto, la norma establece que si el vehículo no se ha restituido, directa o indirectamente, en un plazo no superior a 48 horas, se entiende que existe ánimo de apropiación. Se trata, en este caso, de una presunción iuris et de iure.

El bien jurídico, según nuestros Abogados Penalistas Málaga en estos casos no es la propiedad sino el derecho de usar el vehículo, que puede tenerlo tanto el propietario como cualquier poseedor.

abogados robo y hurto de vehículo malaga

Por lo que se refiere a la restitución en el plazo no superior a 48 horas, el artículo 244 del Código Penal dispone que puede ser directa o indirecta. La restitución directa se verifica cuando se hace la entrega material del vehículo, o cuando se informa al dueño de dónde se encuentra. La restitución indirecta, en cambio, es más complicada de precisar. Generalmente se entiende que hay restitución indirecta si el vehículo se deja cerca de la vivienda del dueño, cerca de donde fue sustraído, junto a una dependencia policial, etc. No bastando con el simple abandono del vehículo.

En los artículos 244.2, 244.3 del Código Penal se establecen sendas figuras agravadas, por el empleo de fuerza en las cosas y por el empleo de violencia o intimidación.