900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Cuando nuestros mejores Abogados de delitos de tráfico de drogas asumen la defensa de un expediente penal por narcotráfico, posesión o tráfico de estupefacientes, lo primero que hacen es valorar las distintas líneas de defensa que se puede ofrecer al cliente. La figura del atenuante es la que posibilita la rebaja de la pena o incluso la no imposición de la misma la autor del delito como ejemplo la toxicomanía en relación con el delito de tráfico de drogas. El último asunto en relación a este atenuante fue ganado por nuestros Abogados delito de tráfico de drogas en Fuengirola en su defensa ante el Juzgado de los Penal correspondiente en Málaga. Pero la mera presencia de una cantidad de droga no puede implicar la existencia de un delito si no se acompaña de un cierto riesgo, riesgo que debe de ser determinado en primer lugar de manera objetiva estableciendo unos parámetros y en segundo personalizándolo según las circunstancias concretas del caso y del autor. Este aspecto es el conocido como cantidad insignificante en el delito de tráfico de drogas.

No estando regulado ni en el Código penal ni en legislación posterior, ha sido la jurisprudencia la que ha tenido que ir marcando las pautas de lo que se considera una cantidad insignificante de drogas para crear una situación de riesgo. Por el contrario, aumentará la imputación en función de la gravedad de los hechos, así, en el caso de demostrarse que estamos ante una banda organizada en el tráfico de drogas nos encontraremos con una solicitud fiscal mucho más grave. Ante esta situación los más probable es que por parte del Ministerio Fiscal se interese conforme al artículo 505 de la LECRM la prisión provisional.

Así lo expresa el Tribunal Supremo cuándo establece que el objeto del delito de tráfico de drogas debe de tener un limite cuantitativo y cualitativo mínimo, pues el ámbito del tipo no puede ampliarse de forma tan desmesurada que alcance a la transmisión de sustancias que, por su extrema desnaturalización cualitativa o su extrema nimiedad cuantitativa, carezcan de efectos potencialmente dañinos que sirven de fundamento a la prohibición penal”. Ya estudiamos la notoria importancia en el delito de tráfico de drogas.

Conforme al principio de insignificancia la conducta es atípica cuando la cantidad de droga es tan insignificante que resulta incapaz de producir efecto nocivo alguno a la salud pública.

Este principio de insignificancia en el delito de tráfico de drogas se ha aplicado de manera ocasional al trafico de drogas, aunque la ultima jurisprudencia dice que no es posible su aplicación porque al tratarse de un delito grave el peligro abstracto ya es suficiente para justificar su intervención.

Solo se aplica de manera excepcional y restrictiva cuando la “absoluta nimiedad” de la sustancia ya no constituya una droga tóxica o estupefaciente sino un producto inocuo. Recientemente, nuestros Abogados delito de tráfico de drogas en Marbella ha obtenido un importante éxito profesional de repercusión en los medios de comunicación por un asunto penal en dónde la cantidad intervenida a sus clientes esa ajustada al concepto de insignificancia.

El Pleno no jurisdiccional del Tribunal Supremo el 24 de enero del 2003 con el objeto de proceder a la unificación de criterios solicita al Instituto Nacional de Toxicología un informe, que es evacuado en diciembre de ese mismo año en relación al tráfico de drogas en el Código Penal. Dicho Informe fue objeto de un resumen por el gabinete técnico del Tribunal Supremo que lo remitió a todos los magistrados con las dosis mínimas psicoactivas de 6 sustancias.

Este resumen del informe fue mantenido por un Acuerdo no jurisdiccional de Sala el 3 de febrero del 2005. Los limites entre tipicidad y atipicidad lo marcan las siguientes cantidades:

heroína 0,66 mg / 0,00066 gr.

cocaína 50 mg / 0,05 gr.

Hachís 10 mg / 0,01 gr.

LSD 20 mg / 0,000005 gr.

MDMA (Éxtasis) 20 mg / 0,02 gr.

Morfina 2 mg/0,002 gr.

Las cantidades asumidas por el Tribunal Supremo no son exactas a las mencionadas en el informe del Instituto de Toxicología, por ejemplo la cantidad de heroína es sensiblemente inferior en 0,34 mg (exige 1 mg), no fueron pocas las criticas recibidas que se basaban en que estas cantidades eran demasiado bajas permitiendo la absolución en muchos supuestos bajo el “principio de insignificancia”.

Estas cantidades son simples referencias, susceptibles de matizaciones en cada caso concreto, ello no impide que la cifra pueda ser cuestionada en cada caso por las partes en enjuiciamientos futuros, aportando en su caso dictámenes periciales contradictorios, ni tampoco priva obviamente a las Salas sentenciadoras de su facultad de valorar dichos informes conforme a las reglas de la sana critica, en un proceso penal que se caracteriza por la vigencia del principio contradictorio”.

Los Derechos del detenido son: Derecho a guardar silencio no declarando si no quiere, a no contestar alguna o algunas de las preguntas que le formulen, o a manifestar que sólo declarará ante el Juez, derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable, derecho a designar Abogado Penalista y a solicitar su presencia para que asista a las diligencias policiales y judiciales de declaración e intervenga en todo reconocimiento de identidad de que sea objeto.

Si el detenido no designara Abogado, se procederá a la designación de oficio, derecho a que se ponga en conocimiento del familiar o persona que desee, el hecho de la detención y el lugar de custodia en que se halle en cada momento. Los extranjeros tendrán derecho a que las circunstancias anteriores se comuniquen a la Oficina Consular de su país, derecho a ser asistido gratuitamente por un intérprete, cuando se trate de extranjero que no comprenda o no hable el castellano, derecho a ser reconocido por el Médico forense o su sustituto legal y, en su defecto, por el de la Institución en que se encuentre, o por cualquier otro dependiente del Estado o de otras Administraciones Públicas.

Consideramos importante entre los derechos que tiene un detenido, resaltar lo recogido respecto al derecho a no declarar en dependencias policiales, ya que si el detenido tiene dudas sobre lo que va a decir, es muy recomendable que se acoja a su derecho a guardar silencio, teniendo la posibilidad seguidamente de entrevistarse reservadamente con su abogado, quien preparará mejor la declaración que seguidamente se va a realizar ante el Juez, así lo aconsejan nuestros Abogados para detenidos en Comisaría.

Nuestro Bufete de Abogados Penalistas se dedican principalmente a la representación del investigado o acusado penalmente ante todos los Juzgados de Instrucción así como ante todos los Tribunales de Justicia, llegando incluso al Tribunal Constitucional. Desempeñamos con la máxima dedicación la defensa en todo tipo de delitos, contamos con una amplia experiencia en la resolución favorable de decenas de procedimientos penales.