900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Son muchos los supuestos de detenidos por malos tratos en Torremolinos en que nuestros Abogados para asistencia a detenidos en Torremolinos intervienen con unos resultados mas que satisfactorios. No en balde, nuestra Firma de Abogados Penalistas en Torremolinos es referencia en esta materia tanto en los Juzgados de Torremolinos como en los de Málaga.

El Delito de Violencia de Género en Torremolinos

La ampliación del delito de malos tratos en Torremolinos que supone del tipo al permitir tanto la violencia física como psíquica; la primera se refiere a actos de fuerza o acometimiento que afectan a la integridad física como puedan ser golpes, bofetadas, empujones o arañazos y la segunda, que puede incluso ser mucho más grave que la primera pese a su gran dificultad de prueba puede consistir en insultos, vejaciones y humillaciones, u otras conductas como la ridiculización reiterada, o el control de actividades, horarios o gastos realizados de manera persistente… Estos comportamientos van a completar el tipo solamente con su ejercicio repetido, sin necesidad de resultado material alguno.

La Violencia Psíquica y Física en el Delito de malos tratos en Torremolinos

La introducción de la violencia psíquica dentro del delito de malos tratos en Torremolinos despierta ciertos recelos en la doctrina, lo que provoca su admisión de manera cautelosa y sólo para los casos comparables a las violencias físicas1, una de las razones por las que se rechaza su incorporación es por su duplicidad con los delitos contra la integridad moral del artículo 173 del Código Penal.

Para justificar la inclusión de las violencias psíquicas junto a las físicas en el delito de malos tratos en Torremolinos  es necesario tener en cuenta el bien jurídico protegidos ya que aunque los malos tratos estén incardinados entre los delitos de lesiones, esta ubicación ha sido muy criticada porque no afectan a la salud directamente sino a la dignidad humana. Desde hace años el delito de malos tratos en el ámbito familiar viene despertando una inusual expectación debido principalmente a dos motivos: el aumento de estas conductas y la toma de concienciade la insuficiencia legislativa en esta materia. El artículo 153 del Código penal regula esta figura desde que la reforma de 21 de junio de 1989 introdujera el entonces artículo 425 del anterior código.

Dadas las grandes diferencias entre la primera redacción del delito en 1989 y sus sucesivas reformas, en este trabajo se analizan aquellos elementos introducidos tanto en la redacción del Código penal de 1995 como en la
reforma de 1999, a través de un sucinto examen de las cuestiones más relevantes, así como de los elementos de este delito.

La identificación en la actualidad del maltrato doméstico como exponente de los delitos contra la mujer, podría parecer discriminatoria por la proclamación del principio de igualdad en el artículo 14 de la Constitución Española, si no fuera porque la desigualdad social que la mujer ha sufrido históricamente, fue tejiendo una cultura de prepotencia conyugal con un respaldo institucional y legislativo; esta posición de superioridad del hombre dirigida al control de la relación conyugal ha venido siendo aceptada por la mujer de forma sumisa, hasta que en fechas relativamente recientes, se ha conseguido despertar una nueva conciencia social reivindicativa del reconocimiento de unos derechos constantemente vulnerados.

Como prueba de ese censurable tratamiento legal, señalan nuestros abogados delito de malos tratos en Torremolinos se pueden citar las referencias del Código Civil al deber de la mujer de obedecer a su esposo con el correlativo deber de corrección de éste sobre aquélla, o bien el derecho de exigir el denominado débito conyugal que permitía una cierta condescendencia con el recurso a la violencia; por su parte en el Código Penal se pueden recordar las menciones a la mujer como sujeto pasivo de los delitos contra la libertad sexual, con denostadas expresiones como “mujer doncella” o la arcaica protección de la honra en los delitos de aborto e infanticidio. Sirva de ejemplo la sentencia de 10.2.1990 de la Audiencia Provincial de Asturias donde se llega a estimar error de prohibición vencible por creer el agresor que la mujer no se puede negar al débito conyugal y que la persona casada debe fidelidad a su cónyuge, lo que le permitió encadenar a su esposa a la cama para mantener relaciones sexuales a las que ella se negaba.

La Sala de instancia justifica, según abogados delito de malos tratos en Torremolinos la desestimación de esta agravante en la ausencia de afectividad entre agresor y víctima por estar rota su relación sentimental con anterioridad a los hechos. Criterio que, como sostiene el Ministerio Fiscal, ya no es aplicable tras la reforma del art. 23 por L.O 11/2003 de 29 de septiembre que ha objetivado la configuración de la agravante al prescindir de la subsistencia o vigencia de la efectividad exigiendo con carácter alternativo ser o “haber sido” el agraviado cónyuge o persona que esté o “haya estado” ligado de forma estable por análoga relación de afectividad.

Pero la posible apreciación de la agravante después de la desaparición de la afectividad no significa que se pueda prescindir de la necesidad de su anterior existencia en la relación entre agresor y víctima, en los términos precisos para establecer la analogía con la relación conyugal. Y es necesario que el relato de hechos probados contenga los datos y circunstancias fácticas suficientes para posibilitar esa valoración de la relación personal.

En este caso, lo único que afirma el hecho probado es que el acusado vivía “al modo marital” con Victoria desde meses atrás; pero ni expresa el tiempo aproximado de esa convivencia ni la expresión “al modo marital” que la acompaña subsana la insuficiencia descriptiva por ser un juicio de valor cuyos fundamentos fácticos se desconocen. Es decir no se expresa qué es lo que la Sala denomina valorativamente “modo marital” porque no basta para tal apreciación el dato significativo, pero por sí sólo insuficiente, de que ambos convivieran desde meses atrás en una caravana.

La Pena del delito de malos tratos en Torremolinos

La pena de prisión puede tener una extensión de seis meses a tres años, según el criterio de los abogados especialistas en delito de malos tratos en Torremolinos lo que permite hacer uso en su caso de los mecanismos de suspensión y sustitución de la pena contemplados respectivamente en los artículos 80 y 88 del Código Penal. Concretamente tiene una importancia extraordinaria la posibilidad que tienen los Tribunales de hacer uso de las reglas de conducta del artículo 83, entre las que se encuentra la participación en programas educativos y formativos, ya que no hay que olvidar que la respuesta más adecuada a estas conductas se halla en la educación y no en el Derecho Penal. Por otro lado, en esta figura puede aplicarse la pena de privación del derecho de residencia regulada en el artículo 57 del Código Penal que ha sido ampliada en la última reforma. Se trata de una pena accesoria de una serie de delitos entre los que se encuentra el regulado en el artículo 153, cuya finalidad es preventiva para proteger a la víctima y sus familiares de posibles enfrentamientos o situaciones tensas con el agresor, dado que la estancia en prisión puede ser en algunos casos reducida (piénsese en la derogada figura de la redención de penas por el trabajo) o adelantada (libertad condicional). El Juez ha de imponerla teniendo en cuenta la gravedad de los hechos y el peligro que el delincuente represente, sin que exceda de cinco años su duración, necesitando, como pena que es, la existencia de una sentencia condenatoria, a diferencia de la medida cautelar establecida en el artículo 544 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.