900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Los dos acusados con distinto domicilios en el delito contra la salud pública, y en el expediente penal según nuestros Abogados delito contra la salud pública señalan que éste declara probado que la recurrente fue detenida en la calle teniendo en su poder, guardado en el bolso, un paquete con 915,83 gramos de cocaína con un 82,2% de pureza. Pero también la hace partícipe de la posesión de otras importantes cantidades de cocaína, balanzas de precisión e instrumentos propios del delito de tráfico de droga, encontrados en el domicilio del otro acusado, donde la cocaína intervenida rondaba los dos kilogramos, de los que 1.924 gramos tenían una pureza entre 58,6 y 64,5%; más que suficiente para determinar la cantidad de notoria importancia en el tráfico de drogas.

Siendo éste último domicilio el del otro acusado, y teniendo la recurrente otro distinto, en cuyo registro no se encontraron elementos significativos, la relación entre ella y lo encontrado en el domicilio del otro acusado se fundamenta por el Tribunal en que la recurrente fue vista saliendo de esta vivienda varias veces por los Agentes de Policía que le siguieron, y en que también figuraba como su domicilio en la Oficina de Extranjería. Cuente con nuestros Abogados delito contra la salud pública.

Sin embargo declarándose probado por la Sentencia que su domicilio era otro, el mero dato de que frecuentaba la otra vivienda no permite deducir, como inferencia razonable, que también poseyera o tuviera a su disposición lo que había en su interior. Cuente con nuestros Abogados delito contra la salud pública. Tan posible es esta hipótesis como que, dedicada como estaba al tráfico de drogas, acudiera a ese domicilio del otro acusado para recibir la cantidad correspondiente de cocaína, es decir para adquirir lo que éste otro, disponiendo de lo que era exclusivamente suyo, le vendiera o entregara a ella para su difusión a terceros, hay que tener en cuenta el cómplice en el tráfico de drogas. Esta hipótesis, siendo posible no es menos probable, ya que según el testimonio de los policías que la seguían ni siquiera tenía llave de tal domicilio y necesitaba llamar al timbre para acceder a su interior. Este dato significativo unido al hecho de ser ese el domicilio del otro y tener ella, según el hecho probado, otro diferente no permite inferir razonablemente que, aparte de la droga que llevaba en el bolso cuando fue detenida en la calle, coposeyera o tuviera también la disponibilidad de la encontrada en la vivienda del segundo acusado. Cuente con nuestros Abogados delito contra la salud pública.