900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Respecto del delito de pornografía infantil, nuestros abogados penalistas ponen de manifiesto la especial incidencia que ha tenido internet y las nuevas tecnologías en la proliferación de este tipo de conductas. El consumidor directo de la pornografía infantil ya no tiene que acudir a ambientes marginales en búsqueda de su necesidad, tan sencillo como acceder a Internet y desde su casa o desde su trabajo obtener el material que existe.

De hecho, no son pocos los expedientes penales que tramitamos en nuestra firma de expertos en delito de pornografía infantil respecto de personas que han sido detenidas en los propios locutorios accediendo a páginas web de contenido pornográfico donde aparecían imágenes de menores en posiciones de carácter sexual.

Señalan los Abogados especialistas en delitos de pornografía infantil que existe una distinta catalogación dentro del Código Penal para aquellos autores del delito cuyo hecho es el consumo del material pornográfico y por otro lado aquel que teniendo acceso a ese material pornográfico es sorprendido difundiendo el mismo a través de Internet u otros medios. Sobra decir, tiene mundo de los supuestos, es decir en el de la difusión del material pornográfico con llevar a una mayor reprobación penal.

De acuerdo a la aplicación del Código Penal, se considera pornografía infantil todo aquel material de carácter pornográfico que contenga la representación visual de un menor de edad comportándose de una forma sexualmente explícita. Igualmente una persona que parezca menor de edad comportándose de forma sexualmente explícita. La simple visualización por el consumidor de pornografía infantil, siempre a sabiendas de lo que está buscando y a lo que está accediendo, pasa a ser delito, las situaciones contrarias no lo son y a esto hay que dirigirse cuando se realiza una Defensa por un Abogado especialista en delitos de pornografía infantil. Además, se incluyen dentro de la pornografía infantil las representaciones virtuales que sean realistas de actos de carácter sexual, no con menores, sino con representaciones virtuales o cómics de menores. De hecho, la Fiscalía ya ha emitido una circular en la que detalla que no va a perseguir los tebeos manga porque la representación no es realista.Las imágenes realistas que representen a un menor de edad actuando de forma sexualmente explícita. La producción de pornografía infantil con vistas función por medio de un sistema informático.

Es de señalar, los abogados expertos en delitos de pornografía infantil que sentí por menor de edad aquel que no ha alcanzado los 18 años de edad. Debe entenderse como material pornográfico de carácter infantil aquel que describe y representa de manera visual a un menor de edad real practicando o participando en una conducta sexualmente explícita, dentro de esta conducta la exhibición de sus genitales o de la zona púbica.

Los comportamientos unibles de acuerdo al Código Penal son:

  • producción de pornografía infantil.
  • distribución, difusión o transmisión de pornografía infantil.
  • ofrecimiento o facilitación por cualquier otro medio de pornografía infantil.
  • adquisición o posesión de pornografía infantil.

Cuente con la Defensa de nuestros  Abogados especialista en delitos de pornografía infantil y tendrá la Experiencia y conocimiento de este tipo delictivo tan sensible a la par que grave para conseguir el mejor resultado para sus intereses. Llámenos.

En relación al delito de pornografía infantil, es de señalar esta Sentencia por la aplicación del tipo agravado de acuerdo a los siguientes criterio que a continuación señalamos:

  • En primer lugar, discrepa de la sentencia cuando razona que el subtipo agravado sólo es aplicable a las figuras delictivas de la producción de pornografía infantil y no a los supuestos, como el que aprecia en la presente causa de distribución de material pornográfico. Los supuestos de agravación del subtipo (art. 189. 3º C.P .) se basan en la utilización, es decir, producción pornográfica en la que intervienen menores de trece años, o bien cuando el material contenga hechos particularmente degradantes o vejatorios, se fija también en el volumen del material pornográfico producido o difundido, y se agrava asimismo en los casos de la existencia de una organización o ser los autores ascendiente, tutor o persona encargada de su guarda y custodia.
  • En la redacción vigente en el momento de la comisión de los hechos la agravación especifica se aplicaba tanto a los supuestos de captación o utilización de menores en espectáculos pornográficos, como a los supuestos de producción o distribución de material pornográfico en el que figuren menores, bastando la mera posesión para su distribución para integrar el tipo penal. Como puede observarse, la nueva regulación derivada de la LO 5/2010, de 22 de Junio, que entró en vigor el 23 de Diciembre de 2010, introduce leves retoques en esta materia y mantiene las agravantes especificas tanto para los casos de producción como de distribución o difusión de material pornográfico en el que intervienen menores.
  • Como puede verse, en el caso presente, solo se estima que concurre la agravante de producir o difundir material pornográfico que represente a niños o incapaces víctimas de violencia física o sexual. Como se puede comprobar con la lectura del siguiente apartado, no es lo mismo hacer participar a un menor en un comportamiento de naturaleza sexual que ejercer violencia sexual.
  • El hecho probado al que debemos ajustarnos por exigencia de la naturaleza del motivo elegido, nos refiere que: “se mostraban imágenes en las que se ven menores de trece años, desnudos con exhibición de genitales, y practicando felaciones, masturbaciones y penetración entre sí y con adultos”. Es decir, se trataba de videos que por su contenido eran pornográficos, lo que es un elemento objetivo necesario para la existencia del tipo básico y no se puede volver a utilizar estos mismos hechos para una agravación específica que, como reconoce el Ministerio Fiscal, exaspera la pena.
  • Descartada la violencia física, por inexistente, el Ministerio Fiscal, sostiene una interpretación extensiva llegando a la doble incriminación por hechos que, repetimos, constituyen el tipo básico e implican comportamientos de tipo sexual en los que, a priori, no existe la violencia sexual que se derivaría del ejercicio de una fuerza física o coactiva para obligarles a realizar el acto sexual. Esta interpretación sería desproporcionada si se la compara con el artículo 189.4º del Código Penal que castiga con la pena de seis meses a un año de prisión al que haga participar a un menor en un comportamiento de naturaleza sexual, exigiendo, además, que perjudique la evolución o el desarrollo de su personalidad.

La cita que meritoriamente hace el Ministerio Fiscal de acuerdos internacionales sobre menores no autoriza, en el ámbito del Derecho Penal equiparar y castigar el mismo hecho como pornografía infantil y, asimismo, como violencia sexual, cuando nos encontremos con hechos como los que se declara probados en esta sentencia. Habrá casos en los que la violencia sexual sea de tal manera explícita y superior a la mera participación que podría hacer compatible el tipo básico con el subtipo agravado.