900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS
La Gravedad de la imputación por un delito de posesión de pornografía infantil requiere del mejor Asesoramiento Penal en esta materia. No sólo hay que tener en cuenta la gravedad del hecho delictivo sino la catalogación culpable que desde su inicio te da por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y por los Juzgados de Instrucción. Señalan nuestros Abogados delito de posesión de pornografía infantil que éste es un valor negativo añadido. Contamos con una excelente reputación como resultado de cientos de sentencias ganadas en este tipo de materias del orden penal. No dude en consultar con nosotros, estamos para ayudarle. 
autor de un delito de posesión y tenencia de pornografía infantil del artículo 189.2 CP . En el recurso se alega básicamente error en la apreciación de la prueba con infracción de la presunción de inocencia y el in dubio pro reo . En síntesis, aduce:
  • a) Que el recurrente en todo momento negó haber descargado en forma consciente y voluntaria pornografía infantil, o haberla guardado para su uso y visualización;
  • b) No se ha solicitado la referencia IP que en su momento la Policía dijo iba a recabar respecto del usuario de la cuenta ******@hotmail. com, lo que habría descartado su relación con las descargas imputadas al contrastar las fechas y horas, teniendo en cuenta, como dice la Policía, que en aquellas fechas el apelante tenía su domicilio en la pedanía de *** y luego en ***** Torres;
  • c) Que si no aportó la película objeto de descarga “La Historia Interminable” fue porque nadie se lo pidió y no se formuló contra él acusación por ese hecho, por lo que no cabe tal omisión utilizarla en su contra y tomarla como un indicio de culpabilidad; d) No concurren pruebas de que él accediera a la red de Internet a través de un señor que vivía en la AVENIDA000 de **** cuando residía en ****;
  • e) En cuanto al material pornográfico hallado en su domicilio, no se habría acreditado que las menores que aparecen en las capturas de pantalla lo sean, echándose en falta un examen forense que determinara su minoría de edad;
  • f) El hecho de que la Policía hallase en su domicilio un ordenador abierto realizando una descarga en cuenta de Internet ajena no permite deducir nada incriminatorio porque ello no significa necesariamente que estuviese descargando material pornográfico infantil, no descartando que pudiera haberlo hecho el titular de la línea, lo que no se ha comprobado;
  • g) En todo momento el recurrente colaboró con la Policía, indicando incluso que en el garaje, en un trastero, conservaba discos duros en los que aquélla no halló nada de pornografía infantil;
  • h) Respecto de la titularidad de las cuentas de usuario, la identificada con Maricarmen es de su mujer y si no necesitaba clave es porque la tenía desbloqueada, hallándose sin embargo en esa situación su ordenador portátil, que él utilizaba más en exclusiva, y el hecho de que pudieran aparecer archivos en él era porque funcionaban como una red; i) El informe pericial aportado a su instancia reveló que lo que se considera un mosaico de imágenes (pequeñas fotos) son descargas que se eliminan cuando se ve de lo que van, por tanto sin intención de visionarlas o conservarlas, al igual que las películas, que interrumpió su descarga por la misma razón.
De lo anterior se colige, según nuestros Abogados delito de posesión de pornografía  que dos son los temas en que reside la discrepancia del recurrente. De un lado, la realidad de que las personas que aparecen en los archivos pornográficos sean menores. La duda es absolutamente inconsistente. Como afirma la resolución a quo , basta con un somero examen de los mismos para concluir, sin género de dudas, que se trata de pornografía infantil: “Quienes allí aparecen son, con toda seguridad, menores de 18, 16 e incluso 14 años, se exhiben genitales y zona púbica de manera lasciva y las posturas reflejan, de manera inequívoca, actos de naturaleza sexual. No ha sido objeto de discusión en el juicio oral.” No es preciso por ello ninguna pericial forense, que sólo sería necesaria cuando si el objeto de la prueba requiere de conocimientos técnicos, lo que no se da en este caso en el que basta con el examen directo del propio juzgador para obtener certeza sobre el hecho controvertido.
La otra cuestión atiende a la culpabilidad, a la intencionalidad posesoria, que el recurrente niega. En este punto, esta alzada comparte los amplios, lógicos y cabales razonamientos que al respecto contiene la resolución a quo , basados fundamentalmente en el cúmulo de indicios concurrentes, datos que aisladamente considerados -como propone el recurrente- podrían explicarse de otra manera, pero que globalmente valorados nos llevan a plena convicción de certeza. En concreto, esta alzada destaca: a) la adquisición previa, al menos en una ocasión, de los archivos de pornografía infantil del portal web www. oceansoftblue.com, previo pago con su tarjeta de crédito, hecho que él admitió expresamente, aunque negó que tuviese aquel contenido, que habría correspondido con una película de animación llamada “La historia interminable” que, sin embargo no coincide con los datos obrantes en las actuaciones, ello unido a que pudo haberla aportado sin dificultad y a que es completamente inverosímil que alguien que suele aprovecharse de las redes inalámbricas de los demás para ahorrarse el pago de la cuota mensual de acceso a Internet y que suele hacer descargas ilícitas de música y películas mediante programas P2P.