900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

El artículo 368.1 del Código Penal castiga, respecto del tráfico de drogas en Málaga tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas, las siguientes conductas: a) actos de cultivo; b) actos de elaboración; c) actos de tráfico; d) cualesquiera otros actos por los cuales se favorezca, promueva o facilite el consumo ilegal de drogas; e) poseer dichas sustancias con “aquellos fines”: fines de favorecimiento del consumo ilegal, especialmente poseer para traficar.

Desde nuestros inicios, por los años 1990 hasta hoy, nuestros servicios han evolucionado, configurando este bufete como un despacho de abogados Tráfico de drogas y delitos contra la salud pública, dando la respuesta correcta ante cualquier asunto jurídico que se nos pueda plantear por nuestros Clientes. Para ello es preciso un altísimo grado de especialización en la defensa de este tipo de delitos graves.

delito de trafico de drogas en malaga

Hay que tener muy en cuenta la notable gravedad de la imputación de un delito de estas características. La defensa del delito de trafico de drogas, que hacen nuestros Abogados para tráfico de drogas, se encuentra tipificado en el artículo 368 del Código Penal español, que establece: Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines, serán castigados con las penas de prisión de tres a nueve años y multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito si se tratare de sustancias o productos que causen grave daño a la salud, y de prisión de uno a tres años y multa del tanto al duplo en los demás casos.

No obstante lo anterior, señalan nuestros Abogados Penalistas que se trata de una tipificación desmesuradamente abierta, en la que cabe cualquier conducta que pueda reconducirse a promover, favorecer y facilitar el consumo: desde cultivar plantas a crear una empresa y dotarla de infraestructura para importar un alijo de varias toneladas de cocaína, a poner a disposición de los autores del tráfico un vehículo en el lugar y momento en que éstos lo necesitan.

Con esta delimitación típica se confirma la tendencia a la intervención estatal en todo el ciclo de la droga, es decir, a la penalización de toda conducta que suponga una contribución al consumo, por mínima que sea, de modo que conductas como la donación o la invitación a consumir son, en línea de principio, típicas, lo mismo que el transporte o la intermediación, prestar o dar dinero para que otro pueda consumir, e incluso la distribución, fabricación o venta de materiales y equipos destinados a la fabricación, cultivo o producción de drogas (semillas, plantas, precursores químicos, etc.) siempre que el sujeto activo conozca el destino que se va a dar a dichos materiales o equipos.

No obstante, existe una gran dificultad de demostración de cuándo la tenencia tiene finalidad de autoconsumo o cuándo se debe entender preordenada al tráfico de drogas en Málaga. De acuerdo con el Tribunal Supremo, los criterios de delimitación son: a) la cantidad y clase de droga; b) su pureza; c) el carácter de consumidor habitual del sujeto; d) existencia de utensilios para su pesaje o manipulación; e) capacidad adquisitiva del sujeto; f) que la droga esté oculta; g) la actitud del sujeto ante la policía; h) la posesión de cantidades de dinero en moneda fraccionada, entre otros indicios.

Por lo demás, y de forma más sintética, se entiende que está preordenada al tráfico la posesión que supera las 5 dosis diarias. En este sentido, se fija las dosis de consumo diario estimado en: heroína 600 mg (2-4 papelinas), cocaína 1,5 gramos (6 dosis), marihuana 15-20 gramos, hachís 5 gramos, LSD 2 dosis, anfetaminas 180 mg (3 dosis). De acuerdo con ello, según criterios jurisprudenciales,

el límite a partir del cual la posesión se halla preordenada al tráfico se cifra en las siguientes cantidades: heroína 3 gramos; cocaína entre 7 y 13 gramos; hachís 50 gramos (no obstante, estos criterios cambian a veces de forma sorprendente en algunas sentencias).

La donación es, en línea de principio, típica, porque es una forma de favorecer el consumo. A pesar de ello, existen casos en los que el Tribunal Supremo ha considerado atípica la donación porque no se llega a lesionar el bien jurídico.

Son supuestos tales como el entregar pequeña cantidad de droga a persona allegada, consumidor habitual, para ayudarle en el síndrome de abstinencia o en la deshabituación. Aquí se requiere que se trate de una dosis mínima, de consumo inmediato, con nula difusión, por motivos humanitarios y sin móvil de lucro alguno.

El consumidor que de acuerdo con otros adictos adquiere droga y la reparte entre todos según su aportación, sin obtener beneficio. De este modo, no es típico el consumo compartido, siempre que todos los sujetos sean adictos o consumidores habituales, no exista riesgo de consumo indiscriminado por terceros, las cantidades disponibles no rebasen los límites de un consumo normal e inmediato, que se consuma en lugar cerrado y no medie contraprestación alguna. Este supuesto comentado en otro Post por nuestros Abogados Cannabis.

Los tipos de tráfico de drogas son delitos de peligro abstracto para el bien jurídico salud pública. Además, se trata de delitos de mera actividad y de consumación anticipada, por lo que no deberían caber las formas imperfectas de ejecución.

Si, por cualquier motivo, un familiar, amigo o conocido se ve metido en un proceso relacionado con un delito de tráfico de drogas, no dudes en contactar rápidamente con Abogados Tráfico de drogas, pues la presencia de un profesional especialista en la defensa de tus intereses, desde un principio, puede resultar determinante en cuanto al resultado final del procedimiento. Estamos a tu disposición 24 horas al día, 365 días al año.

urgencias trafico de drogas en malaga