900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

En el presente artículo nuestros abogados Penalistas Málaga van a desgranar el concepto de la posesión de drogas que motiva la comisión del delito contra la salud pública en Málaga. La posesión de drogas ilegales es penalmente reprobable cuando su objetivo es el de promover el consumo ilegal de drogas. Dicen nuestros abogados tráfico de drogas en Málaga que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado tendrán que demostrar que el objetivo de quien tenía las drogas era la de promover su consumo en consecuencia habrán de tenerse en cuenta la cantidad de droga que se tenga, el lugar donde se encuentre, los instrumentos o materiales de que se disponga y los medios económicos con los que cuente la persona a la que se le han intervenido.

Es obvio, que una persona a la que se intervenga una cantidad considerable de drogas, junto con una importante cantidad de dinero, balanzas e instrumentos de pesaje de notable precisión y por ejemplo, la droga, o parte de ella escondida en un falso techo son elementos indiciarios de la consumación del delito de tráfico de drogas en Málaga. 

En muchas ocasiones, dicen nuestros penalistas, que es muy habitual en el estado de la policía se encuentren bolsitas con las dosis medidas lo que acrecienta la creencia en el objetivo es la distribución y fomento del de consumo la misma. Es obvio que que El que comete el delito de tráfico de drogas en Málaga busca una contraprestación económica en esta actividad, perdiéndose la línea de defensa del autoconsumo o la distribución gratuita como segundo elemento de línea de defensa.

Visto lo anterior, tienen mucha redundancia el consejo que contar desde el minuto cero con un abogado penalista para la asistencia al detenido las 24 horas en Málaga ya que una declaración admitiendo la venta de estupefacientes de las cantidades económicas intervenidas supone la consolidación del delito Contra la salud pública y la defensa del mismo se hace aún más complicada.

Por el contrario, una asistencia al detenido correcta puede destruir las presunciones con las que pueda contar el atestado de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, Poner de manifiesto mediante pruebas médicas la drogadicción independencia de los estupefacientes Y consecuencia de todo lo anterior que la tenencia de esos estupefacientes no es para consumo habitual del detenido. La cantidad de droga aprehendida debe de ser valorada Y examinada por laboratorios que determine la pureza de la misma Y en función del grado de adicción del autor si dicha cantidad entra dentro de unos márgenes razonables para la posesión de la misma para consumo habitual.

En gran número de expedientes nos encontramos con la posibilidad de alegar en defensa de nuestros clientes el consumo compartido criterio jurisprudencial de nuestro Tribunal Supremo. Así las cosas la cantidad intervenida será repartida entre dos de las personas que hayan sido detenida Y si hayan hecho constar así en el atestado de los fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.