900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Señalan nuestros Abogados delito de pornografía infantil que delito de posesión de pornografía conforme con el Código Penal se castiga con la pena de tres meses a un año de prisión o multa de seis meses a dos años. Para integrar el delito de pornografía infantil es necesario que el material ilícito llegue a imprimirse o grabarse en algún soporte bien papel bien informático, con la finalidad de un consumo propio y sin intervención alguna en la filmación o comercialización.

Es además un requisito que la posesión de pornografía infantil del material tenga un mínima duración en el tiempo: no es delictiva la posesión fugaz, como la descarga y borrado inmediato de un archivo. En la mayoría de los casos, no se considerará ilegal la posesión de pornografía infantil  de un único archivo pedófilo, por la alta probabilidad de que su descarga haya sido accidental. De hecho, la policía suele dirigir sus investigaciones a los casos en los que los archivos completamente descargados son más de uno. Cuente con el asesoramiento de nuestros Abogados delito de posesión de pornografía infantil y contará con la asistencia de especialistas en la materia.

Por otra parte, no todas las imágenes o vídeos son consideradas como pornografía infantil. La jurisprudencia estima que la mera imagen de un desnudo no es objetivamente material pornográfico si concurre de forma añadida obscenidad o situaciones impúdicas. Lo pornográfico es aquello que desborda los límites de lo estético, lo erótico y lo ético con finalidad de provocación sexual y ausencia de valor literario, artístico o educativo. En cualquier caso, la frontera entre unos y otros tipos es siempre difícil de establecer y quedará a la libre apreciación del Tribunal.

También será necesario para ser condenado por un delito de posesión de pornografía infantil que se demuestre que el acusado tenía conciencia de tener en su poder material pornográfico infantil,en principio es la indemnidad sexual al tratarse de menores. Algunos autores se inclinan por incluir, además, la libertad sexual y, por último, otros dicen que deben ser tratados como “delitos pluriofensivos” y han de ser interpretados desde el punto de vista de la “moral sexual”, es decir lo que el sentir de la mayoría de la población entiende que debe rechazarse.

¿Es coherente que se imponga una pena de prisión o de multa a aquél que posea una fotografía de un menor en pose pornográfico? Creemos que no, salvo que sean personas implicadas directamente en la difusión o distribución de este tipo de material. Dicho esto, el bien jurídico que se protege en el art.l89-1 es la “indemnidad sexual relativa”, pero existe al respecto una incongruencia legislativa entre el apartado a) y el b) de dicho precepto ya que se sanciona con igual pena tanto la creación como el tráfico de pornografía infantil (prisión de 2 a 4 años). La postura crítica advierte que si lo que se defiende son dos bienes jurídicos distintos, no es posible que se penalice la primera conducta (en la que se victimiza al menor) con igual pena que la del apartado b), en la que no interviene el menor. Prosigue dicha postura diciendo que si queremos defender la indemnidad sexual relativa habrá que castigar las conductas de una forma diferente. En muchos casos los juzgados deducen este conocimiento de indicios como la existencia de numerosos archivos o su clasificación en carpetas con nombres con referencias pedófilas.