900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS
  1. Consecuencias jurídicas de la aplicación de la causa de justificación de la legítima defensa.

La aplicación de la causa de justificación de la legítima defensa supone la licitud de la conducta típica y la exclusión tanto de la responsabilidad penal como de la responsabilidad civil derivada del delito:

– el sujeto habrá actuado conforme al ordenamiento jurídico
– los daños a bienes de terceros que no hayan sido utilizados en la agresión y las afecciones a otros bienes jurídicos de terceros que no hayan participado en la misma, no estarán amparos por la legítima defensa (no obstante, se podrá aplicar la eximente de estado de necesidad).

  1. El estado de necesidad.

El Código Penal incluye las situaciones de necesidad en las que el sujeto ha de infringir un deber o lesionar un bien jurídico con el objeto de salvaguardar otro: “Está exento de responsabilidad criminal el que, en estado de necesidad, para evitar que un mal propio o ajeno lesione un bien jurídico de otra persona o infrinja un deber, siempre que concurran los siguientes requisitos:

  1. Que el mal causado no sea mayor que el que se trate de evitar.
    2. Que la situación de necesidad no haya sido provocada intencionadamente por el sujeto.
    3. Que el necesitado no tenga, por su oficio o cargo, obligación de sacrificarse.“
  2. Fundamento y naturaleza de la eximente de estado de necesidad.

El Código penal admite el estado de necesidad siempre que el mal causado no sea mayor que el que se trate de evitar; hay por tanto dos categorías de estado de necesidad

– conflicto de intereses desiguales: el mal causado es menor que el que se quiere evitar – ejemplo: Isabel se ve sorprendida por una fuerte nevada mientras realiza una travesía por el campo. Ante los graves síntomas de congelación, dando una fuerte patada, fuerza la puerta de la primera casa que encuentra y se refugia en la misma. En este supuesto el mal causado (daños y allanamiento de morada) es menor que el que se trataba de evitar (lesiones o muerte).

– conflicto de intereses iguales: el mal causado es igual al que se quiere evitar
– ejemplo: Enrique y José naufragan frente a las costas de Tarifa cuando se dirigían a la cercana ciudad de Ceuta. Al comprobar que el único modo de salvar la vida es asirse a una tabla que allí flota y que la misma no puede aguantar el peso de los dos. José se abalanza sobre Enrique y sumerge la cabeza de éste hasta que finalmente fallece ahogado. El mal causado es de la misma entidad que el evitado.

– históricamente no siempre fue así: hasta 1944 el Código penal español recogía exclusivamente los supuestos de estado de necesidad en los que el mal causado era menor que el que se pretendía evitar.

La complejidad actual de las situaciones que sirven de base a la eximente de estado de necesidad hace que exista un cierto consenso en que no siempre se presenta con la misma naturaleza:

– en ocasiones actúa como causa de exclusión de antijuridicidad (causa de justificación)
– en otras actúa como causa de exclusión de culpabilidad (inexigibilidad)
– sin embargo, un sector minoritario de la doctrina mantiene su naturaleza unitaria

– analicemos con detalle estos aspectos.