900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

ABOGADOS PARA DELITO DE HOMICIDIO

Ponemos a su disposición a nuestros mejores Especialistas en la defensa de expedientes de delitos de homicidios en toda España. Consúltenos sus dudas sin compromiso alguno.

En primer lugar, antes de acometer el estudio del delito de homicidio es preciso señalar cuál es el comienzo de la vida y es por ello por lo que hay que determinar cuándo comienza y cuándo se extingue la vida para poder hablar con propiedad, en el segundo de los supuestos cuando podemos estar hablando de un delito de homicidio.

Comienzo de la vida a efectos del homicidio

Existen diversos criterios usados por la doctrina, pues el CP no da una definición al respecto. La doctrina mayoritaria se inclina por considerarse objeto de homicidio la persona nacida, es decir, la que está separada del claustro materno. La solución no es sencilla y plantea problemas de diferenciación con el aborto, especialmente cuando la muerte se produce durante el parto.

Límite de la vida.- El derecho penal mantiene la protección de la persona hasta que deja de existir, por muy precario que sea su estado vital, incluso los condenados a muerte están protegidos. Para determinar el momento de la muerte hay que tener en cuenta lo que se establece en la Ley sobre extracción y trasplante de órganos, que previamente requiere la comprobación de la muerte, a través de la certificación por médicos cualificados, distintos a los que hayan de intervenir en la extracción o trasplante.

El Delito de Homicidio en el Código Penal Español

Según el estudio realizado por nuestros Abogados delito de homicidio, el tipo penal señala que: El que matare a otro será castigado, como reo de homicidio.

Pena: Prisión de 10 a 15 años.

bien jurídico protegido es la vida humana independiente.El sujeto activo puede ser cualquiera; al igual que el sujeto pasivo, si bien hay que tener en cuenta lo dispuesto anteriormente para evitar confusiones con el aborto.

La Acción en el delito de homicidio tiene determinada por el hecho de matar a otra persona. Es necesario que entre la conducta exterior encaminada a producir la muerte y el resultado exista relación de causalidad; pues si no fuese así no sería responsable de homicidio consumado. Por ejemplo, una persona dispara a otra con intención de matarlo, pero solo logra herirlo, se penará como reo de homicidio en grado de tentativa.

Formas del delito de homicidio

El CP recoge dos tipos de homicidios, el doloso, y el cometido por imprudencia. Para que pueda darse el homicidio doloso es necesario que el sujeto activo tenga intención de matar (animus necandi). Aunque la prueba del dolo conlleva serias dificultades, especialmente cuando existe confusión con la intención de lesionar.
Es fácil que una persona con intención de matar a otra y no lo consiga, causándole lesiones, diga a posteriori que su intención era lesionar y no matar. La jurisprudencia establece que para diferenciar la intención de matar o lesionar, habrá que valorar una serie de elementos, entre ellos:

Para la perfección del homicidio es suficiente el dolo eventual; es decir, que el sujeto, como consecuencia de su acción, se le presente la posibilidad de que la muerte se produzca, y no obstante persista en la acción y acepta el resultado.

El sujeto activo puede incurrir en error en el golpe, es decir queriendo dar muerte a una persona mata a otra. El error in persona no exime de la comisión del delito de homicidio o asesinato.

Delito de Homicidio por Omisión

>Se produce, según señalan nuestros abogados delito de homicidio cuando la persona encargada de proteger la vida de otro (garante),con su conducta pasiva, de no hacer, no evita la muerte, siempre que pudiera hacerlo.Normalmente la posición de garante nace de una obligación legal o contractual, o cuando el deber de actuar se deriva del riesgo creado por el propio omitente. Es posible tanto la coautoría como la complicidad por omisión.
En los supuestos donde el sujeto no esté en situación de garante, cabe plantear la obligación de evitar la muerte de otro, que de no hacerlo se podría incurrir en un delito de omisión del deber de socorro del art. 195 CP, o incluso del deber de impedir determinados delitos del art. 450 CP.

La Legítima Defensa en el Delito de Homicidio

 La más frecuente es la legítima defensa (art. 20.4 CP), siendo necesario, según señalan nuestros abogados delito de homicidio que concurran los requisitos necesarios:

Agresión ilegítima, necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla, y falta de provocación suficiente.

Otra causa de justificación es la de cumplimiento de un deber o el ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo (art. 20.7 CP). Incluso puede concurrir el estado de necesidad (art. 20.5 CP). La doctrina y la jurisprudencia parecen admitir la concurrencia conjunta de las eximentes previstas en los apartados 4 y 7 del art. 20 CP. Si bien, los agentes de la autoridad en el uso de la violencia, y en especial en el uso de las armas de fuego, no pueden exceder más allá de lo permitido por la Ley; pues el exceso no está amparado por la Ley, según señalan nuestros abogados delito de homicidio.

Formas de ejecución del delito de homicidio

Junto a la consumación se puede dar la tentativa. La tentativa puede ser acabada (el sujeto practica todos los actos de ejecución) e inacabada (no los practica todos). Es necesario, en todo caso, que exista el objeto del delito, es decir, si una persona dispara a otra con intención de matarla, pero resulta que ya había fallecido previamente, la conducta sería impune.Es posible que exista desistimiento en la ejecución o impedir el resultado, en tal caso la conducta quedará impune o se aplicará un delito de lesiones, según el caso.

La Autoría y la Participación en el delito de homicidio

En el homicidio cabe la autoría directa, la inducción, la cooperación y la complicidad, según lo previsto en los arts. 28 y 29 CP.

La coautoría no es la suma de autorías individuales, sino una forma de responsabilidad por la totalidad del hecho, que consiste en la participación eficaz en la ejecución del delito, tras el acuerdo previo. El simple acuerdo, sin una posteriorparticipación eficaz, no es suficiente, según señalan nuestros abogados delito de homicidio. En la cooperación necesaria el sujeto contribuye a la ejecución del hecho típicono de modo directo, sino con actos necesarios, como puede ser facilitar el arma.Requiere el conocimiento de la acción y las circunstancias esenciales.