900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Dentro de los elementos para calificar la muerte de una Persona como delito de asesinato se encuentra el precio o recompensa. No debemos olvidar que nuestros Abogados delito de asesinato ya hicieron un post donde explicaron el anterior elementos, y más conocido, como es la alevosía en el delito de asesinato.

precio o recompensa delito asesinato

Para la aplicación de la agravante de precio o recompensa en el delito de asesinato, no basta por sí sola la mera concurrencia de un precio, recompensa o promesa en la ejecución del delito, sino que debe ser precisamente la entrega u ofrecimiento de la retribución lo que motive al autor a llevar a cabo el ilícito. Ya valoraron nuestros Abogados delito de Asesinato que el precio o recompensa, al igual que la alevosía, son elementos que modifican el delito de homicidio transformándolo en delito de asesinato. Es obvio que esa transformación no es conceptual de modo exclusivo sino que además lo es en cuanto a la agravación de la condena o dicho de otra manera, existe una mayor condena de prisión por el delito de asesinato que por el delito de homicidio.

En todo caso, es imprescindible que el acuerdo o concierto entre los dos sujetos, éstos son mandante y mandatario sobre el precio, la recompensa o la promesa para la producción de la muerte de una Persona. Cometer un asesinato está castigado con una pena que va desde los 15 a los 20 años de prisión, elevándose hasta los 25 años si concurren dos o más circunstancias específicas del delito: se cometió con ensañamiento y alevosía, con concurrencia de precio y alevosía, con cualquier combinación de las tres  o con los tres supuestos al mismo tiempo.

agravante delito asesinato

Según nuestros Abogados Penalistas es necesario que el pacto o acuerdo para la producción de la muerte de una persona tenga lugar antes de la comisión del delito de asesinato y que el mandatario acepte el señalado encargo. No es necesario, en cambio, que el pago sea anterior, y ni siquiera que llegue efectivamente a producirse sino que es posible que se haya acordado para un momento posterior a la producción de la muerte de una Persona.

Se considera asesinato cuando una persona causa la muerte de otra y lo lleva a cabo con alguno de los tres supuestos; alevosía, ensañamiento o concurrencia de precio, (cometiendo el crimen a cambio de una retribución económica o material).

Hay alevosía cuando el culpable comete cualquiera de los delitos contra las personas empleando en la ejecución medios, modos o formas que tiendan directa o especialmente a asegurarla, sin el riesgo para su persona que pudiera proceder de la defensa por parte del ofendido. Por lo demás, según la opinión mayoritaria, el precio, la recompensa o la promesa deben poseer un contenido económico, aunque un sector doctrinal extiende el ámbito de la recompensa y la promesa a otras prestaciones no económicas. Establecen nuestros Abogados delito de homicidio que el agravante del precio o recompensa es el que transforma el delito de homicidio en delito de asesinato.

Es necesaria, según se acaba de indicar, la concurrencia de dos sujetos: uno que ofrece el precio o recompensa y otro que lo recibe. La corriente jurisprudencial mayoritaria es que la agravación de la condena no debe ser aplicada a los dos sujetos, ejecutor e inductor, únicamente debe ser apreciada en el autor material del hecho que recibe el precio.