900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Racionalidad del medio empleado para impedir o repeler la agresión.

Se trata de que se emplee el medio estrictamente necesario, esto es, el menos lesivo que esté al alcance del defensor siempre que sea idóneo para procurar una defensa segura:

– es un requisito no esencial de la eximente de legítima defensa
– en caso de no concurrir, si se da el resto de circunstancias necesarias, será posible apreciar la eximente incompleta (procediendo a una atenuación de la pena por ser menor lo injusto de la conducta).

Determinación de la racionalidad del medio empleado: rechazo del criterio de la proporcionalidad con el mal amenazante

– para determinar la concurrencia de este requisito será preciso verificar cuál era la situación en el momento en que era inminente, comenzaba o se producía la agresión

– al referirse este requisito al medio empleado, el término de comparación será la entidad del ataque (no la entidad del bien jurídico)

– esto es, el medio de defensa ha de ser proporcional al medio de ataque
– será ilícita la conducta defensiva que sea muy desproporcionada tanto con el valor del bien jurídico atacado, como con la entidad del ataque

– habremos de valorar entre otros extremos desde una perspectiva ex ante: la rapidez e intensidad del ataque; su carácter inesperado o previsible; las características del agresor; los medios que tiene a su alcance el defensor, etc

La aplicación práctica del requisito de la racionalidad del medio empleado:
– determinados casos han sido objeto de especial atención por sus implicaciones prácticas:

– Supuestos de agresores no culpables: el defensor habrá de ajustar su respuesta en aquellos casos en los que el agresor sea inimputable, semiimputable o sufra un error
– Sistemas automatizados de defensa: La proliferación de sistemas automatizados de defensa (cámaras de videovigilancia, vallas electrificadas, animales peligrosos) plantea dudas sobre la magnitud de la defensa

– Excesos en la defensa: en la práctica es común que se produzcan excesos en la defensa que excluyan el requisito de la racionalidad del medio empleado -> la legitimidad de la defensa se aplica como eximente incompleta

– en estos casos, para conseguir la exención de responsabilidad penal, se suele invocar la eximente de miedo insuperable (art. 20.6 CP), alegando que el exceso en la respuesta se produjo por el miedo que sufría el defensor (esta eximente se analiza en la culpabilidad).