900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

Nuestros Abogados delito de homicidio son contratados en toda España para la defensa de este tipo de expedientes que son de notable dificultad. Contamos con una excelente reputación y por eso se nos contrata a nivel nacional.

Si Usted necesita de los servicios de nuestros abogados delito de homicidio se encuentra usted en el lugar adecuado. Sólo tiene que llamarnos y nuestros Profesionales le atenderán encantados. 

abogados para homicidios graves

En el Código Penal, ponen de manifiesto nuestros Abogados delito de homicidio, se recogen 2 formas de homicidio, el “DOLOSO”, tipificado en el art. 138 y el cometido por “IMPRUDENCIA grave”. De hecho nuestros Abogados Penalistas ya comentaron estas diferencias entre el delito de homicidio doloso y homicidio imprudente en otro post de mucho éxito en Redes Sociales. Últimamente la mayor parte de expedientes que comienzan como homicidio terminan siendo juzgado como delito de asesinato, lo cual empeora las circunstancias para el investigado. En otras ocasiones sucede que comienza como delito de lesiones y termina siendo delito de homicidio.

Vemos las dolosas:

Para que pueda darse el homicidio doloso es necesario que el sujeto activo tenga intención de matar (animus NECANDI), pues si sólo quiso lesionar (animus LAEDENDI) cometerá un delito de lesiones y NO el de homicidio. La prueba del dolo con frecuencia presenta dificultades.

A veces, dicen nuestros Abogados delito de homicidio, resulta realmente complicado para el juzgador distinguir el “animus laedendi” del “animus necandi”. Hay que tener en cuenta que el Juez o Tribunal que ha de resolver el caso concreto ha de hacerlo mediante pruebas posteriores a los hechos, que con frecuencia presenta serias dificultades, pues la “intención” del sujeto es algo íntimo y difícil de desvelar.

El DOLO comprende el conocimiento (elemento intelectual) y la voluntad (elemento volitivo) por parte del sujeto de realizar los elementos que integran el tipo de homicidio. En suma, tiene conciencia y voluntad de dar muerte al otro.

Cuando el AUTOR, con presumible intención de matar NO lo consigue, si solo lesiona, lo normal es que diga que está fue su intención (lesionar) y no la de dar muerte, pues salvo en algunos casos tendrá menos pena por las lesiones que por el delito que quedo en grado de tentativa.

Para resolver esta situación los Jueces y Tribunales a la hora de determinar cuál era la intención del sujeto tienen en cuenta una serie de criterios, casi todos ellos de carácter objetivo, como tipo de arma utilizada, lugar donde se infirieron las lesiones, número e importancia de las mismas, etc. incluso relaciones previas entre el AUTOR y la VICTIMA y otras consideraciones diversas.

La Sentencia de 31/01/11 para diferenciar el ánimo del sujeto, según tenga intención de lesionar o voluntad de matar valora una serie de elementos, que los concreta en los siguientes: “a) los antecedentes de hecho y las relaciones entre el autor y la víctima; b) la clase de arma utilizada; c) la zona o zonas del cuerpo a que se dirige la agresión; d) el número de golpes inferidos; e) las palabras que acompañaron al ataque; f) las condiciones de lugar, tiempo y circunstancias conexas o concomitantes con la acción; g) la causa o motivación de la misma; h) la entidad y gravedad de las heridas causadas.

Cuente con la garantía de nuestros Abogados delito de homicidio, tendrá usted la mejor defensa penal.