900 80 22 68 / 627 467 043 LLÁMANOS

En la elaboración de material pornográfico infantil se prescinde de la estricta representación o función en directo tomada como espectáculo, así lo señalan nuestros Abogados delito pornografía infantil. Ya no es coincidente la acción del sujeto pasivo y la contemplación del tercero. Si bien se produce una actuación del menor o incapaz, ésta no está dirigida al público en abierto sino a ser recogida por un medio mecánico. Por tanto, la elaboración de material pornográfico hace referencia a toda actividad que, empleando cualquier elemento tecnológico, suponga la directa recepción o grabación de la acción en la que está interviniendo el menor o incapaz. Aunque resulta obvio, no está de más apuntar en este lugar que se desplaza a otras tipicidades (exhibicionismo del art. 185 o, en su caso, corrupción del art. 189.4) la utilización del menor en las labores precisas o auxiliares para la elaboración del material pornográfico (cámara, iluminación, ayudante de…etc.), delito de tenencia de pornografía infantil.

visionado y elaboración de pornografia infantil

Ha de advertirse que este apartado 1.a) del art. 189 es el único que conserva la expresión “material pornográfico” pues los siguientes párrafos ven sustituida la misma por la de “pornografía infantil” de más amplio espectro. Abogados para detenido por pornografía infantil a su servicio.

Abogados Especialistas en la Defensa de Acusaciones por Pornografía Infantil

El matiz cualquiera que sea su soporte existente en el art. 189.1.a), introducido por la LO 15/03 obliga, en mi opinión, a realizar algunas precisiones respecto de los términos material pornográfico y soporte. Y es que con semejante construcción gramatical, el primero de ellos daría la impresión que abarca el elemento o conjunto de elementos que conforman o integran la actividad que se tiene por pornográfica, mientras que el segundo constituiría el objeto donde se almacena aquella actividad. Nótese que, en este sentido, el material sería, en sí, algo intangible si no estuviera incorporado o guardado en un soporte que, incluso, es necesario para la grabación original. No obstante, el art. 189.1, frente a la utilización directa del sujeto pasivo que describe la letra a), en su letra b) y los sucesivos párrafos solamente emplea la expresión material pornográfico que habrá de entenderla en clara alusión a algo ya elaborado y, por esta razón, quizá, la puntualización del soporte que añadió el legislador sea superflua. Esta problemática desaparece si se incorpora la expresión “pornografía infantil”.

La Elaboración de Material Pornográfico Infantil

Todo lo anterior no debe hacer olvidar que lo que el art. 189.1.a) castiga es el hecho mismo de la utilización directa del menor o incapaz para elaborar el material. Por esta razón, no es elemento necesario para la consumación del delito lo que deviene consustancial a toda forma de grabación, esto es, la posibilidad de ser reproducida; la utilización del menor o incapaz con fines exhibicionistas o pornográficos o para elaborar cualquier clase de material pornográfico ya se produce con su intervención en la secuencia con la que pretende hacerse el material. Por tanto, el delito ha de entenderse consumado aunque el soporte en el que se grabó la acción se haya velado, borrado, deteriorado o destruido.

Otra cosa bien distinta es, como se expone en el apartado siguiente, que el art. 189.1.b) parta de que exista un material elaborado en la forma descrita para castigar las conductas que relata. Afirma la STS 803/2010, de 30-9 que el delito de elaboración de material pornográfico utilizando menores de edad no requiere, para su consumación, la distribución ulterior de las imágenes que puede realizarse por personas que no han participado en dicha elaboración o producción. Por su parte, la STS 796/2007, de 1-10, dice “convencer a una joven de tan corta edad (solamente tenía doce años) para que se exhiba delante de la web.cam de su ordenador, mostrando sus pechos y pubis, constituye, sin la menor duda, una conducta exhibicionista de una menor; y conseguir también que la misma joven se masturbe ante dicha cámara, logrando así grabar tales imágenes (luego remitidas por correo electrónico a otra joven), constituye también una conducta de elaboración de material pornográfico, por cuanto masturbarse una persona en la forma indicada no puede ser calificado de conducta meramente exhibicionista o erótica, pues se adentra claramente en lo pornográfico, sin que la realidad social permita, en este campo, rebajar tal calificación, especialmente cuando en este tipo de conductas resultan implicadas personas menores de edad, como pone de relieve la fuerte reacción social que la divulgación de este tipo de hechos produce en la sociedad, suficientemente concienciada de la necesidad de protección a la infancia y a la juventud, hasta el punto que tanto las Naciones Unidas como la Unión Europea han promovido medidas adecuadas para proteger los derechos de ambas”.

La Producción de Material Pornográfico Infantil

En el contexto del precepto, producir material pornográfico equivale a generarlo, fabricarlo o elaborarlo pero en el sentido de realizar todas aquellas acciones necesarias para incorporar la actividad pornográfica ya captada con artificios técnicos a un soporte o soportes distintos, cualquiera que fuere su clase. Se sobreentiende que también tiene la consideración de soporte el receptor que grabó directamente la actividad pornográfica. Por su lado, facilitar la producción se traduce en la aportación de medios económicos o materiales para que tenga lugar aquélla elaboración del material pornográfico. En éstos puede incluirse el inmueble o habitáculo donde, por ejemplo, se ejecuten la operaciones de copiado del soporte original, la maquinaria necesaria para llevarlas a cabo o la contratación de operadores para realizarlas, etc. Entendidas así ambas conductas típicas se distinguen sin dificultad de la utilización del sujeto pasivo para elaborar el material pornográfico o su financiación que se castiga en la letra a) del art. 189.1. En consecuencia, la producción o facilitación de la producción de material pornográfico que contempla el art. 189.1 b), debe insistirse, constituye el paso subsiguiente a la finalización de las acciones descritas en el art. 189.1 a). Parten de que ya está realizado lo que va a constituir el contenido pornográfico con el que se elabora el material. Sin embargo, aquellas conductas quedarán absorbidas en el art. 189.1 a) si su agente es el mismo que previamente utilizó a los menores para elaborar el material o financiación su utilización.